Braganza, una moderna ciudad medieval

La localidad portuguesa celebra del 1 al 4 de noviembre la Feira Internacional do Norte

Braganza
Cidadela vista da estrada do Turismo. Bragança, Portugal.

Braganza es una de las poblaciones más bellas del norte del país luso. Merece la pena dedicar dos horas de viaje desde Salamanca para disfrutar de este municipio, caracterizado por su ciudadela medieval y su castillo, que nos sumerge directamente en la época de las justas y las princesas. Pero la capital de la región de Tras-os-Montes, es al mismo tiempo una ciudad con grandes avenidas, moderna, cuyos representantes han apostado por el desarrollo turístico y también académico. Esta tendencia hacia la vanguardia la podemos comprobar en edificios como el Centro de Arte Contemporáneo, el Teatro Municipal Filipe Oliveira Dias, situado en la plaza Professor Cavaleiro de Ferreira y el Centro Comercial Fórum Theatrum.

Braganza, como hemos señalado es un pueblo medieval con un castillo majestuoso, elevado en una colina desde cuyas almenas se puede disfrutar del paisaje que rodea lo rodea: pequeños municipios y granjas bordeados por frondosos bosques.

Pero el encanto principal de este pueblo portugués está precisamente en el conjunto arquitectónico de su ciudadela. Al traspasar la fortaleza a través de los accesos arqueados el viajero encuentra calles empedradas en las que disfrutar de tiendas de productos artesanos y de recuerdos y comer en alguno de sus restaurantes algunos de los manjares que se sirven en esta zona de Portugal. Del barrio medieval, que ha sido excelentemente conservado, merece una visita el Castillo de Braganza, con la Torre de la Princesa y la Torre del Homenaje.

El principal eje de la ciudad -la avenida João da Cruz, Rua Almirante Reis, Rua Combatentes da Grande Guerra y Rua Trindade Coelho- discurre hacia el Sureste, desde la estación de autobuses hasta la ciudadela, siendo el punto neurálgico la Praça da Sé.

Además de la torre de homenaje del castillo, -adornada con suntuosas ventanas góticas geminadas-, entre los tejados de su ciudadela despuntan también el campanario de la Iglesia de Santa María. La entrada al interior de las murallas se realiza por un pasadizo con dos puertas, la primera es conocida como Porta de Santo António, mientras que la segunda es conocida como Porta da Vila. Junto al castillo, una plazuela repleta de árboles centenarios, acoge el Pelourinho (Picota) gótico, que tiene como base un jabalí prerromano que se cree que es de la Edad de Hierro.

Uno de los monumentos más interesantes de la ciudad es el Domus Municipalis, un antiguo consistorio de planta irregular y trazas medievales que fue erigido en el siglo XII y que está casi pegado a la Iglesia de Santa María.

A los pies de la ciudadela, antes de entrar en la parte baja de la ciudad, se alza la Iglesia de São Vicente, de origen románico, en la cual se cree que tuvo lugar la boda secreta del rey Don Pedro con Doña Inés de Castro. En la Rua Abilio Beça el visitante puede disfrutar del Museo do Abade de Baçal, que ocupa los dos pisos y el jardín de un antiguo Palacio Episcopal, donde se exponen obras de artes y vestigios arqueológicos.

Ya en la parte baja de la ciudad, merece la pena visitar la Catedral antigua de Braganza, antigua iglesia de jesuitas con capillas barrocas y una decoración interior a base de azulejos, un material habitual en la decoración de los interiores, e incluso exteriores, de algunas edificaciones religiosas en Portugal.

En los alrededores de la Praça da Sé o plaza de la Catedral, no podemos olvidar varios edificios que forman parte del patrimonio de la ciudad, tales como la Iglesia de la Misericordia, que se encuentra cubierta de azulejos; el Solar dos Calaínhos (del siglo XVII), con sus nueve puertas y escudo con las armas de los Samentos Pimentéis Morais e Ferreiras; y el Solar dos Veiga Cabral (1764), que acoge el Centro de Arte Contemporáneo.

Braganza, ciudad moderna

La visita a Braganza, pese a lo que muchos creen, no se limita a la ciudadela y la zona de la Catedral, ya que ésta ha sido una de las ciudades portuguesas que mejor se ha sabido adaptar al paso del tiempo, y cuenta con un trazado urbano de grandes avenidas, en cuyas rotondas principales se han instalado conjuntos escultóricos de gran simbolismo que merece la pena contemplar. Los mejores ejemplos se encuentran en la Rotunda 23 de Abril, la Rotunda Homenagem o Lavrador, y la Rotunda do Sabor.

 

‘Nor caza y nor pesca’, la feria del otoño

La localidad portuguesa de Braganza celebra del 1 al 4 de noviembre la Feira Internacional do Norte. Norcaça, Norpesca & Norcastanha, una feria dedicada a estos tres sectores en la que los organizadores esperan superar las 30.000 personas que visitaron el evento en pasadas ediciones.

Son precisamente estos productos, los derivados de la caza, los que provienen de los ríos y el fruto por excelencia de los bosques en otoño, las castañas, los que se ponen en valor en este evento que va por su decimoséptima edición. Y es que se trata de los tres pilares tradicionales en los que se sujeta la economía de muchas familias de la región durante esta temporada. Tras 16 años es ya un referente nacional e internacional, en el que se debaten asuntos tan vitales como el que abre esta edición: “Cómo potenciar la caza y la pesca en la región trasmontana”. Este año además, se establecerá un foro sobre el futuro sostenible de la castaña.

Como toda feria que se precie, el público dispondrá de decenas de expositores con productos ligados al otoño, y de curiosas exhibiciones, vistosas exposiciones o ilustrativas conferencias, como por ejemplo, una exhibicón de la recogida mecánica de castañas, un espectáculo de halcones, una prueba de evaluación a perros de caza o un concurso de dulces de castaña. Todo ello con la animación de conciertos musicales, como el concurso de fado de Cuca Roseta.

La gastronomía también se suma a la feria y tira de memoria para ofrecer platos tradicionales y ligados, cómo no, a la caza, la pesca y las castañas. Esta semana gastronómica arrancó el pasado viernes, 27 de octubre, y se extenderá hasta el próximo 5 de noviembre.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*