“Los únicos que deben preocuparse son los apicultores”

Hace casi dos décadas que la avispa asiática atravesó los Pirineos. Desde entonces, los apicultores del norte del país luchan contra esta especie invasora

Avispa asiática
Avispa asiática

Hace casi dos décadas que la avispa asiática atravesó los Pirineos. Desde entonces, los apicultores del norte del país luchan contra esta especie invasora, que devora a las abejas y está mermando la producción de miel en Galicia. Según Félix Torres, biólogo y profesor de la USAL, este insecto no entraña más peligro para el hombre que la avispa común.

Aunque lleva ya cerca de dos décadas en España, es en los últimos años cuando han saltado las alarmas. La avispa asiática o Vespa velutina está generando un grave problema para la apicultura en el norte del país, y más concretamente, en Galicia. Las autoridades de sanidad animal de Castilla y León vigilan desde hace años la posible entrada de esta especie invasora en nuestra región. Y, aunque se han detectado algún foco en Burgos y este mismo año en la comarca leonesa del Bierzo, lo cierto es que, de momento, la avispa asiática no se traslada hacia el sur. “Parece que prefiere las condiciones climáticas de las regiones del norte. Es cierto que ha tocado algún punto en las provincias de Burgos y León, pero no parece que avance. En cambio, sí ha descendido hasta la altura de Oporto en Portugal, precisamente porque las condiciones climáticas son más favorables que las que presenta España en la misma latitud”, explica Félix Torres, biólogo y profesor en el área de Zoología de la Universidad de Salamanca.

Avispa común
Avispa autóctona

“La ‘velutina’ se ha asentado en el norte porque allí ha encontrado las condiciones climáticas favorables para su desarrollo”

Desde la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Agricultura, han manifestado que siguen adelante con las medidas puestas en marcha desde 2016, sin efectuar cambios por esta nueva aparición. Ese año se programa un plan de vigilancia y actuación consensuado con el sector y las organizaciones profesionales agrarias consistente en el “trampeo representativo que proporcione información detallada sobre el posible avance de esta especie en Castilla y León, así como la potencial captura de las reinas de Vespa velutina y la localización de los posibles nidos”, aclaran desde la institución regional.

Picaduras
A finales del mes de julio un octogenario perdía la vida a causa de la picadura de avispas velutinas en una finca de Pontevedra. Semanas antes lo hacía otra persona en Lugo, aunque en este caso se trataba de avispas autóctonas. Aclara Félix Torres que la avispa asiática no supone un problema mayor que la avispa autóctona para el ser humano. “Si una persona es alérgica a la picadura de una avispa, le va a dar igual la especie de la que se trate”. Explica también que lo que debemos tener en cuenta es vigilar la reacción que nos produce una picadura “cuando te pica cualquier insecto, incluso una hormiga, debemos comprobar la reacción. Si se inflama más allá de una simple rojez o grano, entonces hay que acudir al especialista, pues el peligro viene con una segunda picadura”. En este sentido, el profesor recomienda a aquellas personas alérgicas, vacunarse para prevenir un shock anafiláctico. Y es que, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), el 3% de los españoles tiene reacciones alérgicas al veneno de avispas y abejas.
No se puede decir, por tanto, que la Vespa velutina suponga un riesgo para la salud humana. Y sí es ‘asesina’ pero únicamente para las abejas productoras de miel. Parece que la producción de miel en Orense ha descendido cerca de un 40 por ciento en los últimos años.

“Las especies invasoras no tienen depredadores durante la época de asentamiento”, comenta Félix Torres, esto no implica, -aclara el profesor- que dentro de un tiempo puedan servir como alimento a otros animales. Ahora son las gallinas y las urracas lo únicos que hacen de ellas su alimento. En sus países de origen, en cambio, sí tienen depredadores.

Aniquilar avispas
Aunque está claro que esta especie de insecto no supone peligro para los humanos, el temor infundado está provocando el aniquilamiento de avispas autóctonas, abejas y otros insectos de nuestros ecosistemas. “No todos los insectos amarillos y negros de grandes dimensiones son Velutinas, conviene diferenciarlos para no matar especies que cumplen su función en nuestro entorno”, explica Félix Torres.


Cómo distinguirlas

Tamaño
La magnitud de la avispa asiática es su rasgo más distintivo. Las reinas pueden llegar a medir hasta 3,5 centímetros de largo y 2,5 las obreras, lo que supone entre uno y dos centímetros más que la avispa común y que las abejas. Más difícil es diferenciarla del avispón, que puede alcanzar un tamaño similar.

Abdomen
Precisamente la franja situada en los dos primeros segmentos del abdomen es la pista clave para distinguirlas. La de la avispa asiática es marrón, a excepción de un último segmento anaranjado, mientras que las avispas y avispones tienen un abdomen amarillo y negro.

Franja
La asiática tiene una franja delgada y amarilla, mientras que en la avispa común predominan las franjas amarillas y negras como las del resto del cuerpo. Y el avispón cuenta con una línea rojiza más gruesa que en el caso de la Velutina.

Patas
Las seis patas de la avispa asiática son oscuras, pero tienen una característica terminación amarilla que diferencia a ésta de otras especies.

Cabeza
Es marrón oscura, casi negra, en el caso de la avispa asiática; marrón rojiza, en el avispón; y completamente negra, en la avispa autóctona.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*