Un billete de ida sin retorno a Londres

En uno de esos viajes para visitar a una amiga, la salmantina Laura Paniagua decidió quedarse “un poquito más”. Lleva siete años como residente en el país anglosajón

Laura Paniagua Herrero, en una carrera popular londinense.

Inquieta, risueña, positiva, valiente… Numerosos son los adjetivos que podrían describir a esta salmantina de sonrisa permanente. Viajera donde las haya, Laura Paniagua Herrero conoce medio mundo, aunque ella confiesa que le queda mucho por ver, acaba de llegar de una escapada en la India. Incansable -ávida de lugares y experiencias- ha pisado suelo de California, Ecuador, Egipto, Alemania, Croacia, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Eslovenia, Italia… Una lista sin fin de países. ¿Su residencia actual? Londres.

En uno de esos viajes para visitar a una amiga, la salmantina decidió quedarse “un poquito más”; luego, tres meses; y, en la actualidad, lleva siete años como residente en el país anglosajón. “En ningún momento fue planificado, igual por eso fue más fácil la transición”, comenta. “Los inicios siempre son duros, salir de tu zona de confort para cualquier cosa no es fácil pero, a la vez, me resultó muy bonito. Es como volver a cumplir cinco años y tener que aprender todo desde el principio: la lengua, la cultura…”.

Si algo define a Laura es su afán de vivir día a día y no rendirse. Explica que, “a pesar de los comienzos, es muy gratificante cada pequeño paso que da. Aunque parezca una tontería, cuesta muchísimo, de manera que cuando lo consigues, te sientes como si hubieses hecho algo grande”.

Se marchó a la aventura ,con un nivel de inglés básico, el típico “medio-alto” que se dice en España pero que, en realidad, se trata de un “holaquease”, bromea. Así que tuvo que reaprenderlo todo. En su afán de conocer mejor el país se dedicó a recorrerlo y absorber todo lo que pudo.

Cuando comenzó a trabajar en Londres, lo hizo desde abajo y le resultó “complicado” encontrarlo, “pero una vez que entras, ya todo es subir, en función del esfuerzo. Creo que las condiciones laborales y el trato es realmente bueno, al menos, desde mi propia experiencia”. El idioma no le ayudó mucho: llegó a ofrecerle un “masaje” a un director cuando quería decirle que podía dejar un “mensaje”.

La salmantina, remando en el Támesis.

“Al principio, trabajé en hoteles; después, en administración y ahora, en finanzas”, declara humilde la responsable de contabilidad –Finance & Accounting Specialist, como dirían allí- de una de las empresas que se dedica a comercializar café por todo el mundo y que cuenta con una veintena de países productores y cuatro almacenes situados en tres continentes.

“Inglaterra, realmente, es un país que te permite ascender y llegar donde quieras si trabajas para ello. De hecho, una de las cosas que he aprendido es que puedes hacer todo lo que te propongas; sólo tienes que querer hacerlo, atreverte y trabajar para ello”, cuenta.

Cuando encuentras tu sitio, se vive muy bien, recalca la joven. “Londres te ofrece infinitas posibilidades, además de que es muy fácil viajar desde aquí a cualquier parte del mundo”, añade Laura Paniagua al mencionar una de sus pasiones. Ése es uno de los motivos por los que Salamanca puede que haya perdido un habitante más; al menos “de momento”, no se ve volviendo a casa.

Y es que allí está casi toda su vida: trabajo, pareja, amigos… aunque echa de menos muchas cosas de España y, concretamente, de Salamanca. “Obviamente, no se tiene la misma red social que cuando es tu país de nacimiento, pero aquí me han adoptado muy bien. Se hace más complicado hacer amistades, pero únicamente en la toma de contacto, después, no. Independientemente de la cultura, la lengua y demás, todos somos iguales”.

Las diferencias ya sólo las ve cuando regresa a casa. “El volumen al hablar, los precios, el contacto físico. A veces no me entero de la fiesta en cuanto a dichos o cosas que están de moda en la televisión, personajes, canciones… Pero, por lo demás, creo que no he cambiado mucho de costumbres, más que en las horas de las comidas”. Confiesa que el día a día es muy parecido, aunque “a lo UK, nada de vinitos y tapas, más bien, pintas y barbacoas. Ahora, estoy aprendiendo a remar por el Támesis”.

En cuanto al Brexit, “de momento, solo han empezado las negociaciones y todavía quedan dos años hasta que haya una resolución. Cuando eso pase, pues ya veremos. Por ahora, hay mucha especulación, pero nada en claro. No tengo proyectos de futuro, es mejor vivir el día a día”.

PERFIL

  • Nombre: Laura Paniagua Herrero.
  • Ocupación: Especialista en finanzas y contabilidad.
  • Lugar de residencia: Londres, Inglaterra.
  • Habitantes: 8,6 millones.
  • Distancia: 1.730,1 kilómetros

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*