Experiencia en familia de un cardiólogo salmantino en Boston

El cardiólogo José María de la Torre ha dejado temporalmente su plaza en el hospital cántabro de Valdecilla para realizar un proyecto de investigación en Estados Unidos

Colocamos el punto rojo en nuestro mapa al noreste de América, en una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos, Boston, en el estado de Massachusetts. Hasta allí viajamos virtualmente para charlar con el peñarandino José María de la Torre, un reconocido cardiólogo intervencionista, jefe de esta unidad en el hospital Marqués de Valdecilla de Santander, que se ha trasladado durante un año al hospital MIT de Boston, para desarrollar un ambicioso proyecto de investigación.

El cardiólogo, titular en Valdecilla, disfruta de un año de investigación en el hospital MIT de Boston
El salmantino, delante de la residencia donde viven, un día de temporal de nieve.

De la Torre forma parte de un grupo de investigadores multidisciplinar y de 18 nacionalidades distintas, que ponen en común sus conocimientos sobre técnicas intervencionistas. “En realidad, el único cardiólogo intervencionista soy yo. Los perfiles de mis compañeros son muy diferentes, trabajo con bioquímicos, ingenieros mecánicos, biotecnólogos… Yo he llevado datos clínicos con los que trabajamos en los hospitales en España y estoy aprendiendo muchísimo de mis compañeros, información que me llevaré de regreso”, comenta de La Torre. También se llevará el contacto de grandes profesionales de todo el mundo que pasan por el MIT biotecnológico para exponer los avances en sus campos, “las novedades o las teorías que se pueden escuchar en las aulas de este gran centro, se conocerán en el resto del mundo tiempo después. Esto es la avanzadilla en cualquier campo: domótica, lingüística, ingeniería química… Es un lujo tener la oportunidad de escucharles”.

Familia

Para José María, esta estancia en Boston es una experiencia en todos los aspectos de su vida, pues con él se ha trasladado toda su familia, su esposa, sus tres hijos y una sobrina. “Al tratarse de un período largo de tiempo creímos interesante movernos juntos y que los niños aprovecharan la oportunidad”. Evidentemente, buscar casa para seis no es tarea sencilla y menos cuando se opta por un barrio familiar donde haya colegios de calidad.

“Hemos decidido alquilar una vivienda en un barrio caro, Brookline, buscando que los niños pudieran acudir a colegios públicos de gran reputación. Es un sacrificio, pues el precio de las casas es caro, -repercute en la vivienda el impuesto por la educación- pero a cambio, vivimos en una zona residencial tranquila y muy bonita, casa bajas rodeadas de jardines, tal cual aparece en las películas”.

Su valoración, del sistema educativo estadounidense es muy positiva. Sus niños, de 9 a 15 años, están en el Elementary School y en el High School y asegura que todo han sido facilidades para su adaptación. En concreto, explica que los escolares que no son angloparlantes cuentan con horas extraordinarias de apoyo linguístico con profesores bilingues para reforzar las asignaturas. Resalta, especialmente, la motivación de los profesores.

También ha sido muy favorable su visión de la sociedad norteamericana, “me ha llamado la atención el respecto social. Es curioso ver cómo los repartidores de Amazon, por ejemplo, dejan los paquetes a las puertas, en el exterior, y aunque pasen días, nadie los toca; y sobre todo, me parece fantástica esa estructura social, organizada por los propios ciudadanos. Los estadounidenses no esperan tanto del estado como nosotros”, comenta el cardiólogo.

Salamanca

De la Torre se marchó de Salamanca en el año 93 para realizar el MIR en Cardiología en el hospital de Santander, que tenía una gran prestigio, pues entonces no se podía desarrollar esta especialidad en el complejo salmantino. “Ahora, sin embargo, el equipo de cardiología de Salamanca ha crecido mucho y es muy respetado. Estoy en contacto con ellos a través de diferentes proyectos”. El laboral, es precisamente uno de los motivos que hace regresar al cardiólogo a su tierra, “a mis hijos les encanta ir a Peñaranda, así que siempre que tenemos la oportunidad pasamos por allí”, reconoce.

Por el momento, la familia De la Torre permanecerá, hasta el verano, en Estados Unidos, viviendo por otra parte, una era histórica para el país. “Las decisiones de Donald Trump están generando mucha incertidumbre entre la población de aquí, tanto americana como internacional. Algunos de los estudiantes extranjeros que participan en mi grupo de investigación están muy preocupados por su futuro. La dirección del MIT apoya totalmente a los estudiantes e investigadores extranjeros con problemas ante las nuevas normativas de inmigración”, puntualiza el salmantino.

Acerca de DGRATIS 17 Articles
Estamos en: Paseo de Carmelitas 35 – 39 Bajo C 37006 Salamanca. 923 219 588 direccion@dgratisdigital.com www.dgratisdigital.com

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*