Dos años de periplo internacional

David vicente, estudiante de Derecho y Ciencias POlíticas, se ha marchado a Santiago de Chile para disfrutar de un intercambio de estudios que se completa con una parte práctica en el consulado de España en la capital chilena

David Vicente observa la Plaza de Armas de Santiago de Chile.

Viajamos a Chile, a su capital para ser exactos, Santiago de Chile. Nos invita a conocer esta ciudad un estudiante peñarandino, David Vicente, que por segundo año consecutivo sale de España para disfrutar de una beca en el extranjero. Y es que para un estudiante de Derecho, con clara vocación por el ámbito Internacional, nada más formativo e interesante que conocer la realidad social y política de otros países.

En esta ocasión, David Vicente realiza un intercambio en Derecho y Ciencia Política en la Universidad Diego Portales “llegué a Chile en Febrero de este 2017, pero la verdad es que este no es mi primer período fuera de Salamanca. En septiembre de 2015 me marché un año entero -hasta agosto de 2016- a estudiar a Bélgica, en la Universidad Católica de Lovaina-KUL, por lo que podría decirse que llevo dos años de periplo internacional”.

Además este intercambio se completa con una parte práctica que desarrollan en el Consulado de España en Chile. “Se trata de una beca del Ministerio del Exteriores de España, que canaliza a través de algunas universidades, entre ellas la de Salamanca. Solo somos cuatro los españoles que hemos tenido opción a la misma”, explica el joven.

Puntualizar que David Vicente, estudiante de quinto curso, pertenece a la primera promoción del doble grado en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Salamanca. “Podría decirse que mi principal motivación para salir de Salamanca ha sido formativa, aunque también profesional, he conseguido mis primeras prácticas fuera de la Facultad. En un mundo globalizado como el actual, en el que lo que pasa en la otra punta del mundo nos afecta casi instantáneamente es necesario lanzarse a lo desconocido”.

El peñarandino, de ruta senderista por Los Andes.

Imaginarán que el día a día del joven en Chile es bastante ajetreado. Sus mañanas transcurren en el Consulado y continúa por las tardes en la facultad para asistir a clases en “Litigación y Argumentación Jurídica”, “Relaciones Internacionales” o “Políticas Públicas”. Los fines de semana los reserva para estudiar y descansar. El trabajo en la oficina internacional le ha permitido conocer a muchas personas, tanto a los españoles que trabajan en la oficina, como también los chilenos que pasan a diario para realizar trámites; y gracias a esto, he creado un círculo social con el que disfrutar del tiempo libre que le queda.

 

La experiencia en Lovaina y su estancia en Bélgica le ha servido de punto de partida para comparar dos países y dos realidades sociales muy diferentes,“extrañamente, me ha costado mucho menos de lo esperado acomodarme en Chile. El idioma español, la cultura latina, la ayuda de amigos chilenos… han hecho que mi adaptación a este país vaya sobre ruedas”, comenta el salmantino.

Santiago de Chile

Cuando le preguntamos al salmantino por la ciudad que le acoge, la respuesta es clara “es una ciudad sorprendente, sobre todo para los europeos”. Primeo recala en la orografía, la ciudad, que es tan grande como Madrid, está incrustada en un valle; en segundo lugar las diferencias sociales, marcadas por los barrios “los contrastes son absolutamente evidentes. Puedes ver los barrios del norte con rascacielos modernos y también las casas más humildes que pueblan las barriadas del sur. Parece como si hubiera muchas ciudades juntas”. En cualquier caso, una ciudad que recomienda, por su riqueza cultural y los recursos naturales “una de las visitas obligadas es la subida a los cerros para divisar la ciudad desde lo alto. Aconseja también un paseo por la Plaza de Armas, el Palacio de la Moneda o el Cajón del Maipo- que es un cañón hundido orientado en la zona suroriental de la Región Metropolitana. Una ruta de senderismo por los Andes y una estancia en Villa del Mar completan esta rápida recomendación turística. En el apartado  “gastronomía” David no se detiene especialmente, “echo mucho de menos las tapas de Salamanca y la comida casera”.

Paseo del salmantino por una de las playas de Viña del Mar.

A lo largo de estos meses, el salmantino ha vivido curiosas experiencias, muestra del choque cultural y social entre dos países muy diferentes a pesar de ese nexo que es el idioma. “Nada más llegar a Santiago, como cualquier extranjero que llega a Chile, tuve que ir a la Policía a dejar constancia de que había llegado. No hay posibilidad de cita previa, así que pasé seis horas haciendo cola para poder registrarme. Entendí que las esperas son algo habitual aquí. También me sigue sorprendiendo la cantidad de personas que utilizan el metro en hora punta”.

En Peñaranda esperan con muchas ganas la vuelta del “hijo pródigo”, que será a finales de julio, aunque saben de sus aspiraciones profesionales y el Derecho Internacional exige movilidad. “No descarto marcharme a otro lugar, pero creo que es necesario para aprender y desarrollarte como profesional. Por suerte, las nuevas tecnologías te permiten estar siempre en contacto con los tuyos”.

Por cierto, feliz cumpleaños David.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*