Banda sonora para el Festival de Cannes

El joven compositor salmantino Carlos Rodríguez, afincado en Austria, acude al Festival de Cannes como autor de la banda sonora de la película  ‘Cinder Pumpkin

Carlos Rodríguez, delante del auditorio donde se celebra el Festival de Cannes.

Cuando estén leyendo estas líneas, el compositor salmantino Carlos Rodríguez, afincado en la ciudad austriaca de Graz, ya estará en Cannes. Es su primera vez en un festival de cine y confiesa que nunca lo hubiera imaginado, al menos, tan pronto. “Ha sido toda una sorpresa. La banda sonora para la película Cinder Pumpkin se escribió en enero de 2017 y desde que la dejé finalizada, solo había intercambiado un par de emails con la directora. Cuando me llamó diciendo que la película estaba seleccionada fue muy emocionante. La oportunidad de acceder a un festival de ese calibre habiendo empezado sólo hace dos años mi carrera como compositor, es todo un lujo”, confiesa el salmantino.

La película a la que ha puesto música, Cinder Pumpkin, no está nominada, pero aunque no opta a ningún premio, “solo con estar seleccionada para una proyección es un honor y una muestra de la gran calidad del trabajo de un equipo muy joven, pues la música es solo una parte de toda la producción”, se congratula el compositor. El Festival de Cannes es un escaparate, tanto para profesionales consagrados, como para jóvenes con talento que empiezan a despuntar. “Es un gran espacio para establecer nuevos contactos y sacar nuevos proyectos adelante”, explica Rodríguez.

Formación

El músico salmantino se formó en los conservatorios de Salamanca, primero en el Profesional y después en el Superior. Una beca Erasmus le llevó a Austria, el país de la música clásica: “todas las grandes orquestas, directores y solistas pasan por allí semanalmente. Ópera, sinfonía, cámara, contemporánea, absolutamente todo”.

Esa primera estancia la pasó en Graz, donde tuvo la oportunidad de conocer las facilidades que le ofrecía la ciudad para continuar su formación y para enriquecerse culturalmente; tanto fue así, que al concluir la beca decidió realizar las pruebas como alumno oficial en la Kunst Universität Graz. Allí culminó su carrera dos años después, tras los cuales, regresó a España, “eso sí, cada verano volvía a Austria para ensayar con la World Youth Win Orchestra Project”. Hace dos años que Carlos se estableció definitivamente en Graz y próximamente se trasladará a Viena.

Otra imagen del compositor salmantino.

Rodríguez es el director titular de la Grazer Bläservielhaemonie: “Mi trabajo consiste en un ensayo semanal y tres conciertos trimestrales. Además, compongo música para cortos, videojuegos, anuncios, documentales y también participio en un cuarteto de saxofones, con la que ofrecemos conciertos. Asimismo, he trabajado como tenor en la Ópera de Graz”.

Durante este tiempo en Austria, el salmantino ha comprobado la multiculturalidad de la profesión en aquel país. Asegura que la mitad de los jóvenes que se forman en el campo de la música llegan de otros países y eso se traduce en una riqueza cultural enorme. Socialmente no aprecia grandes diferencias “no se puede recurrir a los estereotipos, Internet hace que todo se globalice. Por otra parte, los jóvenes viajan mucho, así que las diferencias culturales entre españoles y austriacos se diluyen”.

Gastronomía

En lo culinario, señala el músico, “en vez de haber cañas, hay cervezas de medio litro; y la variedad de embutidos que tienen no cabría en un hornazo”. El “Schitzen”, su plato típico, es un filete, de pollo o cerdo, empanado con pipas de calabaza y que sirven con mermelada de frambuesa”.

Ahondando en su cultura tradicional, Carlos nos cuenta que, así como en Salamanca el típico traje de charro, la gaita y el tamboril son símbolos de momentos muy concretos asociados al folklore, para los austriacos, el Lederhosen, su indumentaria tradicional, se pueden ver en la calle, a diario, “incluso lo llevan los jóvenes durante el fin de semana o los cargos públicos como traje en actos oficiales”.

La familia y los amigos, la Plaza Mayor y hacer música en Salamanca son algunas de las añoranzas que le devuelven a casa siempre que tiene ocasión.

Desde la alfombra roja de Cannes, con las grandes estrellas del cine, despedimos a Carlos, a quien le deseamos grandes éxitos en su profesión.

PERFIL

  • Nombre: Carlos Rodríguez Rodríguez
  • Ocupación: Director de orquesta, compositor, músico y tenor.
  • Lugar de residencia: Graz, Austria
  • Habitantes: 282.479 habitantes
  • Diferencia horaria: Igual que en España
  • Distancia: 2.400 kilómetros

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*