La magia del Románico

LA MIRADA DEL VIAJERO | Roberto Bernal

Hablar de Románico es hablar del norte de la provincia de Palencia. La mayor concentración de iglesias románicas de toda Europa se encuentra en este territorio, eminentemente rural con pequeños pueblos y cuyo centro neurálgico es Aguilar de Campoo. En cincuenta kilómetros alrededor de este municipio nos podemos encontrar con auténticas joyas.

La experiencia de recorrer y descubrir este tipo de iglesias de pequeñas dimensiones, pero de un gran valor artístico, cambia la mirada del viajero respecto a la posible concepción que tenemos de la Edad Media y la vida de aquellas gentes. Contemplar sus ábsides, canecillos, capiteles, etc, nos encantará.

En gran parte de esos pueblos aún te puedes encontrar a algún lugareño que es el encargado de enseñar y mostrar la iglesia a todo viajero que lo desee, y dar a su manera las explicaciones sobre el templo y su historia. Y la conjunción de descubrir iglesias sorprendentes junto al trato con esa persona, normalmente ya muy mayor y que sigue resistiendo en su pueblo el paso del tiempo, hace de la visita una experiencia muy enriquecedora e inolvidable. Hay pueblos en los que estuve que apenas había siete habitantes, pero con iglesias de ochocientos años de antigüedad.

Se puede recorrer este territorio partiendo de Aguilar de Campoo, que además es donde está situada la Fundación Santa María la Real, organización que ha desarrollado y sigue desarrollando una labor excepcional en la recuperación y difusión del Románico. Visitar su monasterio, museo y patrimonio histórico, al igual que probar sus ricas galletas- pues goza de grandes empresas dedicadas a su fabricación, son opciones muy recomendables.

Junto a las visitas del gran número iglesias y monasterios por todo el territorio, también se puede disfrutar de la montaña palentina, sus paisajes y naturaleza, e incluso, si el viajero quisiera luego continuar su recorrido por tierras cántabras hacia Potes y el Valle de Liébana, es precioso ir por la carretera y el Puerto de Piedrasluengas, cuya panorámica de la Cordillera Cantábrica y Picos de Europa merece la pena ver. En este posible camino nos encontraremos con el río Pisuerga, pantanos, iglesias románicas como la de San Salvador de Cantamuda, o el mismo Cervera de Pisuerga, lugar indicado para aquellas personas que quieran hacer excursiones de montaña. O visitar también el municipio de Brañosera, considerado el pueblo más antiguo de España y su Fuero del año 824.

Recorridos hay muchos, tantos como lugares con iglesias románicas. Algunos a destacar: iglesia de Santa Eulalia en Barrio de Santa María; Santa María de Mave; Rebolledo de la Torre; Olleros de Pisuerga con su iglesia rupestre escaba en roca, muy recomendable; Las de Becerril del Carpio; San Pedro de Moarves; San Pelayo del año 1076, o el monasterio de Santa Eufemia de Cozuelos y el magnífico monasterio de San Andrés de Arroyo, donde el viajero debe detenerse para su deleite.
Animo a todo aquel viajero a recorrer este territorio si quiere dejarse sorprender por la maravillosa magia del Románico.
rbernal@hotmail.es

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*