El ‘prime time’ en las alturas

ASTRONAUTA IMPERTINENTE

Hoy tenemos fiesta en el cielo. Vayan a un lugar en el que tengan buena visibilidad hacia el Este y disfruten del eclipse de Luna. No sé si controlan de qué va un eclipse de estos, pero es bien fácil. Yo se lo explicó en un pispás con permiso de mi tocayo y ministro astro-duque. Se trata del fenómeno astronómico en el que, como consecuencia de sus respectivas órbitas, la Tierra se interpone durante un rato entre el Sol y la Luna. Durante el tiempo en que la Luna atraviesa la zona de sombra que proyecta la Tierra, nuestro satélite se va oscureciendo en el cielo más y más hasta quedar convertido en un interesante disco rojizo oscuro, color pizza de tomate antes de echarle cosas. Curioso, ¿eh?

Para quienes han estado estas últimas semanas abducidos por el lío de las elecciones del PP, pueden hacerse la idea de que la Tierra viene a ser como Pablo Casado, que después de dar muchas vueltas se encuentra de pronto con que ha eclipsado a Mariano Rajoy de los rayos del Sol, que vendría a ser como los votos de los ciudadanos, la luz y el calor de los que viven todos los políticos. Aunque para ser más precisos, el realmente eclipsado por la irrupción del sonriente chico de Palencia ha sido Albert Rivera, que ha quedado momentáneamente oscurecido en su soñado papel de prometedor líder de la joven centroderecha española. El mes que viene ya se verá. Y si hay elecciones pronto, entonces si terminaremos de verlo todo clarito.

La Luna es eclipsada hoy en horario estelar, y nunca mejor dicho. No se me ocurre programa televisivo del prime time que le pueda hacer sombra, y más aún en verano esa época en la que los programadores dan por sentado que los espectadores tenemos recalentadas las meninges por el calor y carecemos de criterio. Uno que se adecúa perfectamente a esta descripción es Iker Casillas, a quien los calores del verano y las cenitas con los amigos han debido licuarle el cerebelo, a la vista de la memez que dijo esta semana en las redes sociales negando que el ser humano haya pisado la Luna. A ver, que aunque galáctico en su día, no deja de ser un portero de fútbol, un tío que está toda la temporada preocupado por que no se la cuelen. Lógico pues que termine siendo tan desconfiado.

astroimper@telefonica.net

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*