“Paz” en el cielo

El Astronauta Impertinente

Cerca de 20 millones de euros nos va a costar a ustedes y a mí el lanzamiento del último satélite con sello español que esta semana estábamos intentando poner en órbita. Digo intentando porque cuando escribía ayer seguían en ello tras tres retrasos, el último por razones meteorológicas. A ver, que poner un cohete ahí arriba no es cosa baladí. Que nadie se cachondee de la tecnología nacional.

No me cabe duda de que esos veinte millones serán invertidos en utilidades muy interesantes y prácticas que todos nosotros estábamos necesitando como agua de mayo. Después de que un cohete Falcon 9 coloque a “Paz” –así se llama el satélite, no es broma- en una órbita terrestre a 514 kilómetros de la tierra, el cacharro en cuestión, que pesa 1,4 toneladas, mide cinco metros y tiene forma hexagonal, realizará misiones de vigilancia y cartografía, ayudará a controlar las fronteras y a monitorizar el tráfico de embarcaciones en el Mediterráneo. O sea, como ya se ha dicho esta semana en los habituales corrillos donde se practica la maledicencia, lo que no somos capaces de hacer bien desde aquí lo vamos a subcontratar a un armatoste que se va a pegar el día dando vueltas a 514 kilómetros de altura. Con más detalle no sé, pero seguro que desde allí ve las cosas con más perspectiva.

“Lo que no somos capaces de hacer bien desde aquí lo vamos a subcontratar a un armatoste que dará vueltas a 514 kilómetros”

El satélite patrio empleará además un sistema de GPS diseñado para medir parámetros atmosféricos con los que mejorar las predicciones meteorológicas. Dicen que su especialidad será predecir y cuantificar las precipitaciones intensas, esas que a veces nos regala el cielo entre años y años de sequía. Y que cuando llueve cae con tanta fuerza que después de maldecir la sequía pasamos a maldecir las pedregadas que nos arrasan la cosecha de cereza.

Tal vez ya sea tarde para sugerirlo, pero es una pena que la ciencia española tenga que irse hasta California para disparar un cohete. Con lo bonito que habría sido organizar un sarao en territorio nacional, con reparto de chuches, confeti y Marta Sánchez cantándonos a todos su himno nacional. En fin. Suerte en tu misión, “Paz”. Y que tanta paz lleves como escepticismo dejas.

astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*