Menuda brisa de primavera

EL ASTRONAUTA IMPERTINENTE

Qué son catorce años? Un suspiro, una ráfaga de brisa, un instante pasajero. Este periódico y todos los que en él viajamos soplamos este fin de semana una tarta con 14 velitas. Bueno, quizás no haga falta ni soplar, porque el viento o la lluvia pueden aguarnos la fiesta, visto lo visto. Parece que fue ayer cuando nos echábamos a la calle a contarles la vida desde las esquinas y los locales públicos, sin nada a cambio. Seguimos con la misma ilusión y la misma curiosidad. Yo me veo alguna pata de gallo inapreciable y me duele un poco el hombro cuando el ambiente está húmedo desde que pusieron un brazo de piedra nuevo. Y no olviden que soy un cronista de la actualidad al que le han partido la cara, lo que, sin entrar en matices y así como dándome importancia, me sitúa directamente en el Olimpo de los mártires de la libertad de expresión. Hasta aquí el balance de casi década y media en la que, parece que no, pero han pasado muchas, muchas cosas.

Y la semana pasada sucedió todo, patapúm, crack. Y además el mismo día, un jueves de Dolores. O de Gloria, según se mire

Pero todos estos 14 años se han quedado en un segundo plano después del cataclismo informativo de la última semana. Estrenamos, igual que hace 14 años, un gobierno socialista en Madrid entre la estupefacción general de quienes estamos intentando aún asimilarlo. Apenas hace dos semanas que el Real Madrid afrontaba con ilusión el reto de la “decimotercera” y el Gobierno popular navegaba plácido entre el gallinero de voces discordantes en el que se ha convertido la política española. Pero el Madrid ganó la Champions, salió la primera sentencia del caso ‘Gürtel’, se presentó tímidamente una moción de censura en plan testimonial y… Y la semana pasada sucedió todo, patapúm, crack, y además el mismo día, un jueves de Dolores. O de Gloria, todo según se mire. Menudas son las brisas esta primavera. Rajoy y Zidane están terminando la mudanza, dudando si llevarse ese osito de peluche que presidía su despacho, regalo de alguna admiradora. Todo se acabó. Hay que buscar nuevo entrenador para la Casa Blanca, estamos conociendo los nuevos ministros y ministras, parece que va a cambiar el viento y ya veremos hacia donde sopla.

Mis amigos de la catedral y yo somos de piedra y mucho tendrá que soplar el viento para que se nos lleve. Ese consuelo nos queda.
astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*