El gran cacharro chino

El Astronauta Impertinente

Estamos pendientes de si lloverá un año más en la Semana Santa salmantina o que si el mal tiempo limitará la afluencia de turistas en la que puede ser la semana más esperada por la hostelería local y nadie ha reparado apenas en lo más gordo que se avecina. Tan gordo como un máximo de 8 toneladas de chatarra espacial, tal vez algo menos, que sobrevuela nuestras cabezas y que está a punto de caer a la tierra en un franja de territorio que pilla a Salamanca de lleno.

Si aún no han tirado este ejemplar de DGratis presas del pánico y han enfilado en su huida por alguna de las autovías, les cuento que no es seguro que la capital charra sea arrasada presa de un Armagedón artificial. Es más, resulta bastante improbable. Ya que nunca nos toca el Gordo de Navidad, tendría bemoles que nos tocara este. Resulta que la que fue en su día la estación espacial china Tiangong 1, que en 2011 se convirtió en la primera construida por un solo país tras las que pusieron en órbita Estados Unidos y Rusia, orbita desde hace dos años fuera de control y se nos viene encima.

“Ocho toneladas de chatarra espacial están a punto de caer a la tierra en una franja de territorio que pilla a Salamanca de lleno”

Los expertos de la Agencia Espacial Europea calculan que el mamotreto, de más de 10 metros de largo, se volatilizará al chocar con la atmósfera terrestre, pero no descartan que el cachivache oriental convertido en pedrisco de metal se precipite sobre nosotros entre el 29 de marzo y el 9 de abril en una de las dos pequeñas franjas de territorio determinadas al norte y al sur del ecuador. Y ojito, que la primera de ellas comprende tres cuartas partes de la Península Ibérica y buena parte del Mediterráneo.

Amigo lector, usted que planea una deseada escapada de vacaciones por la Semana Santa, o que planea disfrutar del recogimiento y la emoción de las procesiones, sepa que no se tienen constancia de accidentes por la caída de escombros espaciales. Y que dos o tres veces al año entran en la atmósfera objetos tan voluminosos como el Tiangong. Pero que si nos han enseñado a mirar a ambos lados en un paso de cebra o un stop aunque no vengan coches, controlen por favor la noche de la Soledad si eso de ahí arriba es la luna llena o un pedazo de satélite chino. Que está la prensa como para perder lectores.

astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*