Astros y estrellitas

el astronauta impertinente

El verano es esa época del año en la que la mayoría reducimos el ritmo de vida, ponemos un ‘pause’ a la prisa y encontramos más tiempo para el ocio. Así reza el tópico, claro está. Desde mi atalaya de la Portada de Ramos lo corroboro y lo rubrico: veo bastante turista, mucha gente tirada en los jardines de Anaya y alguno sentado en las escaleras cuando no hace demasiado calor. Y luego está lo de los diminutivos. La cerveza del verano es una ‘cervecita’ y las cañas son ‘cañitas’. El personal descuenta el tiempo que le queda para escaparse a la ‘playita’ o a la ‘piscinita’, darse un ‘bañito’ o comerse una ‘paellita’. Nunca he entendido esta gilipollez. Entiendo que se pueda tratar de un diminutivo, digamos, afectuoso, porque nadie en su sano juicio cuenta que acaba de salir del “trabajito” o que lleva un rato en el “atasquito” de la Gran Vía. Deben ser las cosas del verano, que el calor nos reblandece las meninges.

El sábado 21, el día del congreso del PP, la Luna se encontrará con Júpiter en el cielo de verano. Menuda lección

En este ecuador de junio vamos a disfrutar o a sufrir, según, de disputas como la final del Mundial, este domingo, o la batalla por el poder en el Partido Popular, que será el fin de semana que viene. Ni una u otra disputa me va a levantar de mi sombra en la cara norte de la catedral, porque nada me va o yo que sé ni me viene en ninguna de las dos guerras. Dicen los populares que quien gane este congreso y salga elegido presidente será a su vez el próximo jefe de Gobierno. Está bien como estímulo para ilusionar a los correligionarios, pero sin querer ser arte ni parte en ese asunto, líbreme Dios, sospecho que Rajoy se jubilará como registrador de la propiedad en su próximo destino madrileño antes de que veamos al PP volver a ganar unas elecciones. No sé ustedes, pero yo estoy saturado de enfrentamientos de partidos, negociaciones de Gobierno infructuosas, amenazas a la estabilidad nacional desde los independentistas de Oriente y peligrosos rompe Españas que afloran por aquí y por allí, Quiero este mes aislarme de todo y dedicarme a contemplar el cielo de verano, que está lleno de bonitas sorpresas. Hoy es luna nueva, el lunes tenemos una conjunción de la luna creciente con Venus y el sábado 21, el día del congreso del PP, la Luna se encontrará con Júpiter. Menuda lección. Convergencias de astros en el cielo y divergencias de estrellitas en Génova. Ya podrían darse cuenta.
astroimper@telefonica.net

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*