Carne guisada en salsa de cebolla

Mª Amparo Sánchez / Salamanca

Mª Amparo Sánchez Sánchez ha participado en la iniciativa “Las recetas de las abuelas de Salamanca”, de Santos Ochoa, con uno de los platos que componen su particular recetario, “Carne guisada con salsa de cebolla”. A sus ochenta y tantos, esta salmantina sigue conquistando el paladar de su familia y ahora, también el suyo. Buen provecho.

Carne guisada en salsa de cebolla

Ingredientes

  • ¾ De carne de ternera ‘Bajada de pecho’ (también llamada aleta de ternera)
  • 4 Cebollas pequeñas
  • 2 Dientes de ajo
  • Un vaso de vino blanco
  • 2 Vasos de agua
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Ramita de perejil
  • Patatas para hacer un puré fino

 

Elaboración

La carne conocida como bajada de pecho es un corte muscular aplanado y delgado; conviene que el corte tenga unos 5 ó 7 centímetros para que al ser cortada queden unos filetes de esa medida.

Una hora antes de realizar el guiso, mezclar en el mortero los dos dientes de ajo con sal y untar con la mezcla bien la carne por los dos lados. Mientras, picaremos las cebollas en trozos no muy pequeños.

Pasado el tiempo del aliño, en la olla rápida (o en un robot de cocina) echamos un generoso chorro de aceite de oliva y comenzamos a rehogar la carne; a los pocos minutos, agregamos la cebolla picada en trozos y seguimos rehogando todo junto hasta que esté dorada la cebolla (hay que evitar que se queme).

Cuando esté bien rehogado todo, añadimos el vaso de vino blanco y los dos vasos de agua; la carne debe quedar cubierta, pero no debemos excedernos en líquido, para que la salsa quede espesa.

Cerramos la olla y dejamos cocer 40 minutos; si usamos un robot de cocina, lo dejaremos 15 minutos más.

Mientras se cocina la carne, hacemos un puré de patatas blanco y muy fino.

Cuando la carne y la cebolla hayan terminado de cocerse, sacamos la carne y la dejamos enfriar bien en la nevera envuelta en papel de aluminio para que no se endurezca; mientras, pasamos por la batidora la cebolla con el jugo de la cocción; debe quedar una salsa bastante espesa.

Finalmente, cortamos la carne en lonchas muy finas, casi como si fuera embutido. Lo haremos sobre una tabla de cocina y con un cuchillo bien afilado. Una vez cortada, se echa con la salsa y se calienta todo.

Se sirve en un plato junto con el puré de patatas, que se adornará con una ramita de perejil. También se puede acompañar con un arroz blanco.

Este plato combina muy bien con un vino tinto de la Rioja, como por ejemplo “Cándido Besa”.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*