El Supremo admite que las pantallas digitales perjudican la salud ocular

Millones son los españoles expuestos al uso prolongado de pantallas luminosas de las tecnologías, cuya dolencia más grave podría ser el desprendimiento de retina, entre la sequedad, astenopia o enrrojecimiento

La exposición prolongada a pantallas digitales podría provocar, sequedad, fatiga, visión borrosa y, en el peor de los casos, desprendimientos de retina.
La exposición prolongada a pantallas digitales podría provocar, sequedad, fatiga, visión borrosa y, en el peor de los casos, desprendimientos de retina.

A raíz del desprendimiento de retina que sufrió una administrativa, El Tribunal Supremo ha reconocido que el uso de pantallas digitales pueden perjudicar la salud ocular. Este espaldarazo del Supremo anula la sentencia dictaminada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia que había manifestado que la incapacidad derivaba de una enfermedad común. Con el dictamen del Tribunal Supremo se reconocería legalmente la relación nociva entre las pantallas digitales y los daños retinianos.

Millones son los españoles que trabajan diariamente con pantallas, bien sea de ordenador, tabletas o móviles. También son muchos los que pasan sus horas de ocio frente a estos dispositivos y podrían sufrir esta dolencia y que no toman las medidas necesarias para protegerse de la luz que emiten estos aparatos. En 2015, The Vision Council reconocía que el 72 % de la población desconocía los peligros asociados a la luz de alta energía o luz azul. Varias universidades como la Complutense de Madrid o la Oberta de Cataluña han advertido de los peligros.

El desprendimiento de retina sería una de las dolencias más graves

El desprendimiento de retina sería una de las dolencias más graves y pueden ocurrir más frecuentemente en miopes y personas mayores, aunque, según los expertos, también se puede dar en niños. Las pantallas con un brillo muy alto provocan comúnmente sequedad, enrojecimiento y visión borrosa. El continuo enfoque de los ojos a un punto cercano podría ser perjudicial para la vista, ya que el músculo debe esforzarse más y podría provocar astenopia, o fatiga.

Aunque científicamente aún no está demostrado el daño, cabe reseñar que las pantallas de LED son cinco veces superiores para la zona tóxica de la retina que las antiguas.

Hábitos saludables

Debido a la continua exposición de los millones de usuarios frente a las pantallas digitales como ordenadores, tabletas, móviles y de más aparatos con luz brillante o luces azules LED, resulta necesario combatir los daños que pueden provocar. Los expertos  recomiendan por cada media hora de trabajo, levantarse y mirar a un punto lejano. También, humedecer los ojos con diversos preparados para mantener los ojos hidratados, cuidar la distancia, que exista una buena luz ambiental, parpadear a menudo, ajustar los brillos de las pantallas e, incluso, existen gafas con filtros bloqueadores o protectores de pantalla que se adhieren a los dispositivos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*