‘Titicaca y Cacatúa. Episodio I’, los guiñoles de Ballesol

Los mayores de la residencia Ballesol dan vida a su primer teatro de guiñoles, que se estrenó el 20 de diciembre y en el que contaron con la visita de algunos miembros de Insolamis. Tras la función, se realizó una rifa a favor de la asociación de familiares de niños con cáncer, Pyfano

Los actores del teatro de guiñoles, de izda a dcha: Elena García, Ángel Sánchez, Laura Moríñigo, Eulalia Alonso y Julia Jiménez y, abajo, el creador Antonio Ansensio.

Tragedia. Han desaparecido diferentes objetos en la residencia Ballesol, comida, enseres personales… Pero no hay que alarmarse, porque el misterio será resuelto. Así comienza el estreno de la representación de guiñoles de ‘Titicaca y Cacatúa. Episodio I’.

Un grupo de residentes del centro Ballesol de entre 73 y 90 años, “con mucha ilusión y empeño”, ha dado vida a su primera función de guiñoles, el pasado 20 de diciembre. Julia Jiménez, Eulalia Alonso y Ángel Sánchez fueron las marionetas; sin olvidar a Elena García, becaria del centro; y al autor del guión, Antonio Asensio. Entre el público asistente también se encontraban algunos integrantes de la asociación Insolamis, que no perdieron detalle de cuanto estaba pasando.

La iniciativa surgió del taller de manualidades que realizan cada semana y al que asiste Antonio. A él, a quien siempre le había gustado la literatura, se le ocurrió hacer una obra de guiñoles y se puso manos a la obra para escribir el guión. Tardó un mes, aproximadamente, y sus compañeros de reparto le ayudaron a montar la función.

Laura Moríñigo, animadora sociocultural, cuenta que hace seis meses que preparan la obra y que los residentes han realizado los títeres con botellas de agua recicladas y telas. Y, también, han participado en la decoración del escenario y las voces, que grabaron previamente. “El objetivo es trabajar la memoria, la lectura y compartir momentos”, aseguran.

Tras la función, se sortearon una marioneta, osos de peluche y un Papá Noel relleno de caramelos en beneficio de la asociación de familiares de niños con cáncer de Pyfano. El próximo año intentarán representar la función en algunos colegios con el objetivo de propiciar encuentros intergeneracionales.

Laura Moríñigo, animadora sociocultural, y Antonio Asensio, autor del guión.

El autor

Antonio Asensio, residente desde hace seis años en Ballesol, es el flamante autor de la obra de marionetas que representaron el pasado 20 de diciembre. El veterano, de 73 años, que se dedicó a la Medicina en su época de trabajador activo, confiesa que, una vez jubilado, pudo meterse de lleno en el mundo de la literatura. “Cuando trabajas no puedes hacerlo y yo, que estudié ciencias, debía ampliar mis conocimientos con algo que no fuera en ese campo, así que me decanté por la literatura y la psicología”.

Antonio es un apasionado de la lectura, la política, y el psicodrama, y le gusta mantenerse al día leyendo periódicos. Revela que, para escribir el texto de la obra, debía encontrar “un punto de unión entre los mayores y los niños”, objetivo primordial de la función.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*