¿Qué sería de la tortilla de patata sin Cristóbal Colón?

El centro de día Prosperidad se convierte en escenario de los talleres intergeneracionales que imparten estudiantes de la Universidad de Salamanca para compartir sus conocimientos con las personas mayores

Un grupo de personas mayores del centro de día Prosperidad han participado en uno de los talleres intergeneracionales que organiza el Servicio de Asuntos Sociales de la Universidad. Esta iniciativa sirve para dar la oportunidad a los estudiantes de grado de compartir sus conocimientos y su cultura con otros colectivos de la ciudad.

Jennifer Solivan Robles, que cursa Historia del Arte y cuenta con un amplio conocimiento de Artes Culinarias, propuso un taller intergeneracional sobre la historia de los alimentos. Quería enseñar a los abuelos cómo los movimientos migratorios han influido en la introducción de alimentos. Tema gastronómico y un sugerente título, “¿Qué sería de la tortilla de patatas sin Cristóbal Colón?”, convencieron a los usuarios del centro de día Prosperidad.

Imagen que simboliza el intercambio de alimentos que se dio con la llegada de Colón a América.

Explica Jennifer el planteamiento de esta original propuesta, “el taller lo dividí en dos partes, una más informativa para explicarles un poquito de historia general de los alimentos que suelen consumir, y otra más participativa. Funcionó fenomenal y al final aprendí yo mucho más que ellos. Me hablaron de cómo se cultiva, de las hambrunas que afectaron a España. Las personas mayores son un libro abierto repleto de conocimientos que nosotros a veces desperdiciamos. Son pura sabiduría”.

Los asistentes al taller intergeneracional sobre alimentos.

Una pregunta despertó el murmullo entre los mayores, ¿se podía hacer una tortilla de patatas antes de que Cristóbal Colón desembarcara en América? Jennifer les explicó que la patata no se conocía en España y que fue precisamente Colón el que la trajo a nuestro país. Probablemente el intercambio más importante de alimentos se dio en esta época, de hecho, a España llegaron junto a la patata, el maíz, los calabacines, los pimientos, los tomates o el tabaco.

Con anécdotas culinarias conquistó a sus atentos oyentes. A muchos les descubrió la materia prima con la que se elabora la bebida nacional de Rusia, el vodka… que curiosamente es la patata.

En la última parte del taller, las personas mayores interrogaron a Jennifer sobre los nuevos alimentos que están entrando en nuestros mercados, como es el caso de la quinoa.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*