Seguirán las protestas por las bajas pensiones

Tras la movilización ‘espontánea’ convocada vía WhatsApp que reunió a cientos de pensionistas en la Plaza Mayor, nace un grupo de jubilados dispuestos a luchar por la subida digna del subsidio

Imagen de la manifestación del pasado 15 de enero contra la subida mínima de las pensiones / FOTOS: Victorino García y Antonio Fuentes.

A primeros de este año se confirmaba la noticia de que las pensiones subirían por quinto año consecutivo el mínimo legal establecido del 0’25%. Y no ha gustado a la sociedad salmantina, sobre todo a los pensionistas, que ven como sus retribuciones apenas varían cada año. El pasado 15 de enero, se reunieron en la Plaza Mayor de Salamanca para condenar que se les esté “tomando el pelo con la ruinosa subida”, denuncian.

Las movilizaciones no fueron exclusivas de la capital del Tormes sino que, paralelamente, se manifestaban a las puertas de los ayuntamientos de la provincia charra y de otras repartidas por toda la geografía española. Zaragoza, Málaga, Valencia, Cádiz, Oviedo, Madrid… fueron escenarios de multitudinarias protestas y todas ellas convocadas de la misma manera, vía WhatsApp.

En Salamanca, los jubilados se concentraron por la mañana y dos de esas personas tomaron la palabra para reivindicar “lo que todos pensaban”. Además, han creado un grupo “para tomar las acciones que hagan falta y elevar las protestas”. “Estamos hartos de que el Gobierno nos mande una carta, que no sabemos cuánto dinero se gasta en ella, para vendernos las bondades de su política y que, gracias a ellos, nos suben un euro al mes”, alega Victorino García. “Hay personas que hemos cotizado 40 años para que, ahora, no tengamos futuro y se rían de nosotros”.

“Pasan los años y todo sube, en la actualidad, tenemos más gastos que antes y no se compensa”, declara García, quien se queja de que “en cinco años” su sueldo “haya subido menos de ocho euros”.
Los jubilados, aquellos que tuvieron que “luchar por unas condiciones dignas en la época franquista”, tienen que volver a hacerlo porque “están destrozando la banca, se desvían fondos a paraísos fiscales y no tienen en cuenta que una pensión digna debería rondar los 1.500 euros”, afirman.

En la actualidad, las personas mayores amparan a familiares debido a la situación de escasez de trabajo y recursos. Jubilados como Victorino tienen que hacer frente a los gastos de sus hijos, que no encuentran salida laboral y echan mano de sus pensiones. Se ven “desbordados y desamparados” pues deben mantener económicamente a familias enteras con una “pensión baja”.

GRUPO REIVINDICATIVO

Dos personas subieron a un banco en la Plaza Mayor de Salamanca el pasado 15 de enero para “comunicar lo que todos pensaban”, alude Victorino García, uno de los que protagonizó el discurso. El poder adquisitivo se está perdiendo y se ha aprobado por quinto año consecutivo la subida mínima legal del 0’25% en las pensiones, entre ellas, en las de jubilación. La convocatoria de la protesta se realizó vía WhatsApp y corrió como la espuma por los móviles españoles; se manifestaron paralelamente frente a ayuntamientos y plazas, como en Salamanca para reivindicar “una subida digna”.

Tras el acto ‘espontáneo’ en la capital del Tormes, un grupo de los allí congregados acordó volver a reunirse, crearon una dirección de correo para continuar con “las medidas pertinentes”. Unos días más tarde, se reunieron en un céntrico café para proponer ideas. “No descartamos nada. Tenemos en mente fundar una asociación con estatutos y barajamos la posibilidad de pedir apoyo a partidos políticos y sindicatos”, alegan. “No es de recibo que los pensionistas tengamos que mantener a gente que desvía fondos y que nuestros hijos se tengan que marchar de Salamanca o de España porque aquí no tienen futuro”.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*