Llega a Salamanca el proyecto solidario Adopta un Abuelo

Doce jóvenes voluntarios visitarán a personas mayores de la residencia Madre de la Veracruz gracias a este programa solidario de encuentro intergeneracional que ha cosechado premios nacionales e internacionales a la innovación social

“No son ancianos ni residentes, son maestros de vida, y es nuestra responsabilidad reconocer su valor”. Ésta es la filosofía que sustenta el proyecto Adopta un Abuelo, una iniciativa solidaria que llega Salamanca para proporcionar compañía a personas mayores que viven en residencias y no tienen familia o reciben pocas visitas, de forma que se sientan “escuchadas, acompañadas y queridas”.

El origen de este programa intergeneracional nació en la Navidad de 2013 en Ciudad Real, momento en el que Alberto Cabanes, fundador del proyecto, conoce a un amigo de su abuelo viudo y sin descendencia al que adopta tras una relación de varios meses que todavía dura. “Fue algo muy espontáneo. Cuando visitaba a mi abuelo en la residencia, su amigo Bernardo comentó que él también quería un nieto, así que yo le contesté: pues yo te adopto. Luego empecé a llevar a otros jóvenes, amigos y conocidos, y así fue surgiendo todo”, recuerda Cabanes.

Aquel fue el germen de una idea que pone en contacto a jóvenes voluntarios y a personas mayores en situación de soledad mediante encuentros semanales de una hora y media en los que se establece un vínculo entre abuelos y nietos adoptivos.

El principal objetivo de este proyecto que ha recibido ya varios premios nacionales e internacionales en innovación social es paliar la soledad de los mayores al tiempo que los voluntarios obtienen “un aprendizaje continuo en experiencias y valores”.

Hasta ahora, Adopta un Abuelo estaba presente en cinco ciudades, pero el gran interés mostrado por los jóvenes ha favorecido un rápido crecimiento del programa, que se ha implantado en 20 ciudades, entre ellas Salamanca, donde seis residentes del centro Madre de la Veracruz serán adoptados por una docena de jóvenes de entre 18 y 32 años que les visitarán en parejas todas las semanas para compartir con ellos un encuentro de hora y media en la que no faltarán, sin duda, las anécdotas y las vivencias más entrañables.

El arranque oficial de esta bonita experiencia intergeneracional tendrá lugar este sábado, 21 de octubre, fecha en la que los voluntarios recibirán su acreditación y un curso de formación inicial, tras el cual los abuelos y los nietos adoptivos se conocerán por primera vez en un emocionante encuentro común. Así lo avanza Leticia Falagán, una psicóloga de 27 años que actuará como embajadora de Adopta un Abuelo en Salamanca y que se muestra muy ilusionada por la buena acogida del programa y orgullosa al comprobar “el compromiso y los valores” que están demostrando los jóvenes participantes en el proyecto.

Cuenta que ella conoció a los abuelos participantes la semana pasada -“yo los los adoptaría a todos”, asegura- y que se muestran “muy ilusionados” y a la expectativa de reunirse con sus nuevos nietos, que se han organizado en parejas para realizar las visitas entre los jueves y los viernes. “Creo que van a disfrutar mucho los unos de los otros”, adelanta Falagán, implicada desde hace tiempo en diferentes iniciativas solidarias, como Kimo Kap, que promueve la elaboración de alegres gorros para los niños oncológicos.

“Adopta un Abuelo comenzará en Salamanca con seis mayores de la residencia Madre de la Veracruz y con 12 voluntarios, pero si funciona bien nuestra intención es extenderlo el próximo curso a más centros, por lo que animo a todos los jóvenes interesados a contactar con nosotros para participar en el proyecto a medida que se vaya ampliando”, señala la psicóloga. Quienes sientan esta inquietud pueden canalizarla a través de la web www.adoptaunabuelo.org, del perfil de la organización en Facebook (Adopta un Abuelo) o mediante el correo electrónico info@adoptaunabuelo.org.

“Hemos recibido muchísimas solicitudes de jóvenes salmantinos, por lo que Salamanca era un objetivo prioritario para nosotros”, afirma Alberto Cabanes, presidente y cofundador de Adopta Un Abuelo, que se muestra muy satisfecho con la llegada a Salamanca de un programa que tiene ya en lista más de 4.500 solicitudes procedentes de 12 países.

“Estamos muy contentos, porque hemos comprobado que hay muchísimos jóvenes con inquietudes, ilusión y ganas de cambiar su entorno”, destaca el artífice de una idea que pronto dará un paso más con el lanzamiento de una aplicación móvil que facilitará el contacto entre los mayores de las distintas residencias y los jóvenes que deseen participar en esta enriquecedora experiencia intergeneracional de voluntariado.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*