La Monita Coco llega al hospital para acompañar a los niños con diabetes

El gerente regional de Salud inaugura una zona de juegos educativa con el que se busca reducir el impacto de esta enfermedad en la infancia

El Hospital Universitario de Salamanca ha acondicionado la sala de espera a la que acuden los niños y niñas con diabetes para hacerla más acogedora, fomentar hábitos saludables y ayudar a las familias a entender la enfermedad. El espacio, inaugurado este martes por el gerente regional de Salud, Rafael López, dispone de mesas, sillas, juegos y cuentos para que los niños se entretengan y pinten acompañados de los personajes de Disney.

Entre ellos destaca el primero de la factoría con diabetes, la Monita Coco, protagonista de los cuentos Coco y Goofy en el cumpleaños de Goofy, Coco vuelve al cole y el recién publicado ¡Vamos, Equipo Coco! Todos ellos, que pueden leerse en esta nueva Play Zone, buscan fomentar la normalización de la enfermedad entre la población infantil. Así, con un lenguaje ameno y sencillo, estas historias explican cómo Coco puede hacer la misma vida que los otros niños de la misma edad, siempre que se planifique y conozca la diabetes.

El último cuento publicado de esta serie enseña de forma divertida que la diabetes no es un impedimento para que los niños practiquen el deporte que les gusta. El personaje de la Monita Coco surgió de un acuerdo de alcance mundial entre Lilly y Disney para reducir el impacto de la diabetes en la infancia con un mensaje positivo frente la enfermedad.

El complejo hospitalario ha creado en sus instalaciones este espacio lúdico-formativo gracias a un convenio de colaboración con la compañía farmacéutica Lilly, y en él los más pequeños pueden entretenerse y relajarse mediante juegos y materiales educativos antes de su consulta médica o de Enfermería.

El servicio de Pediatría del hospital salmantino registró en el año 2016 más de 3.700 consultas relacionadas con patologías endocrinas. En la actualidad, se encuentran en seguimiento más de 100 pacientes con diabetes, lo que supone cerca de 500 consultas anuales.

Según los datos facilitados por el centro hospitalario, la implantación de los últimos avances médicos ha permitido que el 65% de los niños y adolescentes afectados tengan un tratamiento con infusores subcutáneos de insulina. Además, la hemoglobina glicosilada, que sirve para medir el buen control de la diabetes en los pacientes, es del 7,1% de media, cifra que se encuentra dentro del objetivo de las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes.

Jugar rebaja el nivel de estrés

“Nos alegra mucho ofrecer este nuevo espacio a los pacientes del Hospital Universitario de Salamanca. Hacer ver a los niños con diabetes que con cuidados específicos se puede disfrutar de una vida plena es una acción fundamental para conseguir minimizar el impacto que esta enfermedad puede provocar en su día a día”, ha destacado Teresa Millán, directora de Asuntos Corporativos de Lilly.

Cuando se diagnostica a un menor con diabetes, es frecuente que el pequeño tenga que acudir a consultas hospitalarias una o dos veces por semana inicialmente, y cada dos o tres meses cuando se estabiliza el tratamiento. Con la instalación de esta Play Zone, se intenta rebajar el nivel de estrés que supone para estos pacientes acudir con frecuencia al hospital.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*