Arranca la exposición ‘ReciclARTE’

La asociación Insolamis cumple 25 años y lanza una muestra de letras y libros con productos reutilizados que se puede visitar hasta el 2 de julio en el parque situado frente a la sede de la organización

Los usuarios de la asociación salmantina Insolamis se encuentran inmersos en una doble -casi triple- celebración. Por un lado, desde este viernes, 23 de junio, da comienzo a la exposición ‘ReciclARTE’ que permanecerá visible hasta el 2 de julio en el parque frente a las instalaciones de la organización (calle Antonio Montesinos, 14). Y, por otro, Insolamis sopla 25 velas, un cuarto de siglo desde que un grupo de padres la constituyera en 1992 para dar salida -formativa y laboral- a aquellas personas con más de 21 años y con discapacidad intelectual. Pero, cabe mencionar también, que se cumplen 10 años desde que cuentan con sede propia, “algo de lo que usuarios y trabajadores” se sienten “muy orgullosos”, según asegura la trabajadora social, María José Martín.

Éste es el segundo año en el que la asociación recrea una muestra con el objetivo de dar a conocer su labor y, en esta ocasión, han colaborado personas con y sin discapacidad intelectual. “El motivo, esta vez, son las letras y los libros porque pensamos que sería una buena pista para que la gente viese lo que hacemos dentro”, asegura Encarna Moro, responsable del taller ocupacional y que trabaja en Insolamis desde casi su fundación.

La primera muestra artística se celebró en el 2015 cuando, al igual que en la ocasión actual, se dio una nueva vida útil a productos reciclados. En la pasada edición, el motivo fueron flores realizadas con botellas de plástico. No es la primera vez que estas personas convierten productos abocados a la papelera en verdaderas obras de arte, pues son los encargados de dar vida a los nacimientos y belenes que se disfrutan en Navidad en la capital charra.

Insolamis pone el broche de oro por este año -y hasta que vuelvan en septiembre- con la exposición en el marco del 25 aniversario de su fundación. Ya a finales de mayo, representaron su versión teatral de El Mago de Oz para todos los públicos y un programa “para los sobrinos” de los usuarios que contó con la actuación del mago Jorge Rastrel.

Imagen de la representación de ‘El mago de Oz’.

Una compañía de teatro que se autoabastece…

En el marco de las celebraciones por el 25 aniversario de la fundación de Insolamis, los usuarios de la asociación representaron el pasado 26 de mayo su particular versión de la obra teatral El Mago de Oz. No es la primera vez que estas personas con discapacidad intelectual se acercan a representaciones artísticas de este tipo pero, en la actualidad, han implementado otras labores además de aprenderse un guión. Dejan de ser meramente actores para convertirse en productores, técnicos de imagen y sonido, estilistas, creadores y montadores de escenarios… y absolutamente todo lo que entrañe sacar una obra de teatro adelante.

“Gracias al esfuerzo y aprovechamiento de los talleres de madera surgió el taller de escenarios”, señala la trabajadora social de Insolamis, María José Martín, quien asegura que se preparan desde septiembre para sacar la obra. Así, a base de cartón y madera, construyen todo el decorado que se necesitan para los diversos actos del espectáculo. Se puede decir que Insolamis cuenta con su propia compañía de teatro que se autoabastece para que no les falte el más mínimo detalle antes de entrar en acción.

Manejo de WhatsApp y Tic Ocio

Con la llegada de las nuevas formas de comunicación a través de ordenadores, tablets o teléfonos móviles, Insolamis se actualiza y, este año, ha habilitado talleres para que sus usuarios manejen WhatsApp y Tic Ocio. Así, estas personas con discapacidad intelectual aprenden el uso correcto de estos medios y navegan por las redes de forma segura y eficiente.

Nuevo grupo de manitas

Los quehaceres cotidianos entrañan multitud de actividades dentro de un hogar, o una organización como en Insolamis. Por este motivo, una de las novedades es que se ha creado un grupo de ‘manitas’ que contribuyen al mantenimiento de las instalaciones de la organización a la vez que aprenden pequeñas nociones en electricidad, por ejemplo, para mejorar su autonomía.

Objetivo: apertura de una red comercial de sus productos

Mucho ha pasado desde que Insolamis comenzase el primer taller de encuadernación los sábados por la mañana, allá por el año 1994. Multitud de servicios son los que se trabajan, ahora, en la asociación para mejorar las vidas de estas personas que son productores de todo los relacionado con la papelería (desde carpetas a invitaciones de boda). Uno de los retos, aparte de proveer a diversas entidades como Caja Rural o el museo Thyssen, es disponer de nuevo de una tienda de cara al público para comercializar sus productos.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*