El deporte, un hábito saludable si es seguro

“Este año corro la San Silvestre”. El reto, loable en cuanto a que refleja una huida del sedentarismo y una apuesta por los hábitos saludables, puede convertirse en “insensatez” si se afronta sin una preparación adecuada y sin ciertas garantías que reduzcan los posibles riesgos asociados al ejercicio físico, entre ellos, los cardiovasculares

De izquierda a derecha, los doctores Martín Moreiras, Rodríguez Collado y Martín Herrero.

Es uno de los propósitos estrella entre quienes acostumbran a plantearse un objetivo con cada campanada de fin de año. Y lo cierto es que es uno de los más recomendables. Empeñarse en practicar más deporte es, sin duda, una de las mejores decisiones que se pueden tomar, teniendo en cuenta que el ejercicio contribuye en buena medida a combatir los principales factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, la obesidad la hipercolesterolemia y la diabetes.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que la práctica deportiva es salud, “siempre y cuando se realice de manera segura”. Y es que, como se recuerda desde la clínica Cardiología Salamanca, especializada en Rehabilitación Cardiaca y Cardiología Deportiva, existe cierto riesgo de que se produzca un problema cardiaco durante el ejercicio si éste se realiza de forma inadecuada o la persona padece, sin saberlo, determinadas patologías.

Los casos de muerte súbita, que muchas veces se producen en jóvenes con excelente forma física, generan una fuerte conmoción social y, sin embargo, la realidad demuestra que esta inquietud no se traduce en una mayor concienciación sobre la importancia de prevenir este tipo de episodios.

Exterior de la clínica Cardiología Salamanca.

“La muerte súbita es la aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y sin enfermedad previa conocida, por lo que estos casos ocasionan un gran impacto familiar, social, institucional y mediático. Hay estudios que reflejan que solo el 7% de quienes la sufren sobreviven tras aplicárseles maniobras de reanimación cardiopulmonar, y también está demostrado que una exploración cardiaca completa y reglada –que incluya ecocardiograma, electrocardiograma y una prueba de esfuerzo en mayores de 35 años– reduce significativamente la incidencia de muerte súbita durante el ejercicio y, lo que es más importante, hace posible diagnosticar de forma precoz un problema cardiaco no conocido previamente y para el que la práctica deportiva está contraindicada”, destaca el doctor Javier Martín Moreiras, uno de los tres especialistas que integran el equipo de cardiólogos de este centro, que se completa con los doctores Francisco Martín Herrero y Javier Rodríguez Collado.

Escasa percepción de riesgo

Pese a todo, la percepción de riesgo es muy baja, tanto en la población general como entre los deportistas, de modo que, a la hora de hacer ejercicio, muchas veces se da más importancia a la necesidad de contar con ropa y calzado adecuados que a la de conocer “cuáles son nuestras condiciones de salud” para descartar la presencia de una enfermedad subyacente “o planificar la actividad deportiva según nuestra situación basal y nuestro nivel de entrenamiento”.

“La incidencia de la muerte súbita es muy baja, pero hay pocas carreras populares en las que no haya algún incidente cardiovascular. Nadie tiene pensado morir en una carrera, pero sucede”, apunta el doctor Martín Moreiras, que recalca: “Es bueno empezar el año con un cambio de hábitos, y somos defensores a ultranza del deporte, pero con ciertos parámetros de seguridad. ¿No revisamos los neumáticos y el aceite del coche antes de irnos de vacaciones?”.

CADA DOS AÑOS

Para los especialistas de Cardiología Salamanca, un examen cardiaco reglado cada dos años permite, no solo descartar la existencia de problemas cardiacos no conocidos, sino también garantizar que la actividad deportiva es acorde con la situación cardiovascular de la persona. El doctor Martín Moreiras cree aconsejable que estos reconocimientos sean realizados por profesionales formados en Cardiología Deportiva, ya que existen “datos sutiles” que resultan esenciales para diferenciar determinados signos patológicos de “cambios fisiológicos asociados a la práctica deportiva”.

Contenido relacionado

Claves para disfrutar de un corazón sano y sin sobresaltos

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*