Comienza la vacunación frente a la gripe, para la que Sacyl aconseja pedir cita previa

Sanidad ha adquirido más de 78.000 dosis para proteger a la población de riesgo de la provincia en una campaña que se prolongará hasta el 15 de diciembre

Ha llegado el otoño -aunque no lo parezca-  y, con él vuelven algunas saludables rutinas, como la vacunación frente a la gripe, una medida preventiva recomendada para ciertos grupos de riesgo que en Salamanca arrancará, como en el resto de Castilla y León, el próximo 24 de octubre. La campaña, presentada hoy en la Consejería de Sanidad bajo el lema Gripe, corta por lo sano, prevé la distribución de más de 78.000 dosis en la provincia para proteger a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la enfermedad, a las que pueden transmitir el virus a otras que podrían ver agravada su salud por esta infección y a aquellas que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales para la comunidad.

En este sentido, y como recuerda la Administración sanitaria, el objetivo de esta actuación preventiva es reducir la mortalidad y morbilidad asociada a esta enfermedad y el impacto de la gripe en la sociedad.

La campaña de vacunación antigripal se desarrollará entre el 24 de octubre y el 15 de diciembre, casi ocho semanas en las que los ciudadanos que forman parte de alguno de los grupos de riesgo establecidos pueden protegerse pidiendo cita previa en sus centros asistenciales, una recomendación que Sacyl realiza para que la administración de las vacunas se realice de forma escalonada.

La población para la que se aconseja la vacuna frente a la gripe es la siguiente:

– Personas mayores de 60 años.

– Personas adultas y niños mayores de seis meses con enfermedades crónicas (pulmonares, cardiacas, renales, hepáticas, oncológicas, neuromusculares graves, diabéticos, inmunodeprimidos, etc.).

– Personas con discapacidad o déficit cognitivo (síndrome de Down, demencias…).

– Niños y adolescentes de entre 6 y 18 años que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe.

– Personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal superior a 40).

– Mujeres embarazadas, en cualquier momento de la gestación.

– Personas que residan en instituciones cerradas: centros o instituciones de mayores y de asistencia a enfermos crónicos, personas con discapacidad psíquica, etc.

– Trabajadores sanitarios y de centros asistenciales; cuidadores y convivientes con personas de riesgo; bomberos, personal de los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado, Protección Civil, etc.; trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el medio ambiente y personal educativo, especialmente de guarderías y de centros de Educación Infantil.

Sanidad ha destinado más de 2,58 millones de euros a la adquisición de un total de 660.000 dosis de vacuna para su distribución en las nueve provincias de Castilla y León

En los centros de salud y consultorios

Las personas incluidas en los grupos de riesgo sanitario y social que tienen indicado vacunarse y aquellas a las que su médico recomiende la vacunación podrán recibir la dosis correspondiente a través de su centro de salud o consultorio local. Para ello, habrá también habilitada una opción específica en el sistema de cita previa telefónica y multicanal.

Mientras, los pacientes hospitalizados podrán ser vacunados durante su estancia en los hospitales, y si se trata de personas que se encuentran en centros de mayores o de asistidos, la administración de la vacuna se realizará a través de los profesionales de Atención Primaria de Sacyl, en colaboración con el personal de esos centros.

En la presentación de la campaña, las autoridades sanitarias han insistido en que la vacunación antigripal es primordial para los enfermos crónicos, ya que les protege de posibles agravamientos y complicaciones en sus patologías de base.

Por ello, los médicos de la región, a través de la historia clínica digital, dispondrán de recordatorios automatizados para recomendar a los pacientes crónicos menores de 60 años, a los mayores de esa edad y las mujeres embarazadas la conveniencia de inmunizarse frente a este virus.

Asimismo, la Junta recalca la importancia de la vacunación de los profesionales sanitarios y sociosanitarios, no sólo como medio para su autoprotección y la de su entorno más cercano, sino también como compromiso social y medida preventiva para evitar la transmisión del virus a los pacientes a los que atienden.

Objetivos “ambiciosos”

Para la campaña de este año, la Consejería de Sanidad plantea alcanzar el ambicioso objetivo promovido por la Organización Mundial de la Salud y por la Comisión Europea: lograr coberturas de al menos el 70%. Como metas específicas, la Administración autonómica incluye mantener una cobertura superior al 90% en la población institucionalizada, alcanzar o superar el 65% en las personas de más de 65 años y mejorar el alcance de la inmunización en los grupos de más de 60 años, enfermos crónicos menores de 59 años, embarazadas, niños de riesgo y profesionales sanitarios.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*