Azul para visibilizar el síndrome de Asperger

La fuente de la Puerta de Zamora lucirá este fin de semana de este color para reforzar los actos organizados por la asociación Asperger Salamanca con motivo del Día Internacional de este trastorno del espectro del autismo

La fuente de la Puerta de Zamora se iluminará de color azul desde este viernes hasta el domingo con motivo del Día Internacional del Síndrome de Asperger, que se conmemora el 18 de febrero. El Ayuntamiento de Salamanca realiza esta acción a petición de la Asociación Síndrome de Asperger y TGD de Salamanca, que a lo largo de esta semana ha organizado varias actividades para visibilizar la realidad de las personas con este trastorno del espectro del autismo (TEA).

Precisamente este viernes el colectivo mantiene mesas informativas sobre el síndrome de Asperger en la Facultad de Psicología (hasta las 13:00 horas) y en El Corte Inglés (hasta las 14:00 horas).

Para este sábado, la asociación ha programado una jornada informativa entre las 9:30 y las 13:30 horas en el auditorio Julián Sánchez ‘El Charro’ que estará estructurada en cuatro mesas sobre buenas prácticas y experiencias en el ámbito de los TEA: una dedicada a la infancia, otra a la adolescencia, una mesa de adultos y otra sobre la asociación y su labor en habilidades sociales, ocio, deporte, teatro y voluntariado.

La clausura del encuentro tendrá lugar a las 13:30 horas con la lectura de un manifiesto, que dará paso a una simbólica suelta de globos en la plaza de la Concordia.

El síndrome de Asperger

Como explica la asociación salmantina, el síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo que se incluye dentro de los TEA. Su prevalencia es elevada (tres de cada siete nacidos vivos, según las estimaciones actuales) y tiene mayor incidencia en niños que en niñas.

Comienza en las etapas tempranas y se mantiene durante toda la vida. Estos niños, adolescentes y adultos pueden presentar características como:

  • Relaciones interpersonales caracterizadas por la lealtad y la sinceridad.
  • Entusiasmo por intereses únicos y temas de conversación originales.
  • Palabras libres sin intereses ocultos y sin dobles intenciones, así como falta de conciencia de las intenciones de otros.
  • Una memoria excepcional y saber enciclopédico en muchas ocasiones

Todo ello, acompañado de dificultades para:

  • Comprender las emociones y sentimientos de los demás, sus expresiones faciales y miradas.
  • Adaptarse a las sutilezas del contexto social donde viven en beneficio de los demás.
  • Entender las bromas e ironías.
  • Mantener amistades con sus iguales.
  • Llevar y mantener el ritmo normal de una conversación.

Asimismo, pueden mostrar mayor interés por las rutinas, con cierta inflexibilidad cognitiva y comportamental y presentar características de comportamiento relacionados con rasgos repetitivos o perseverantes, cierta torpeza motora e hipersensibilidad a sonidos fuertes, colores, luces, olores o sabores.

La persona con síndrome de Asperger tiene un aspecto e inteligencia normal y, con frecuencia, habilidades especiales en áreas restringidas, pero también problemas para relacionarse con los demás y presentan comportamientos inadecuados.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*