“Es un verdadero milagro poder vivir de la música en Salamanca”

Juan Carlos Jiménez | Líder de La Banda de la Espannola

Juan Carlos Jiménez, durante un concierto de La Uniøn / FOTO: Rocío Cruz

Es músico profesional de sesión desde 1997. Empezó tan joven, que comenzaron a llamarle ‘El Niño’. Ha girado con artistas como Malú, David Bisbal, Pablo Alborán, Café Quijano, La Uniøn, Pasión Vega o Diana Navarro. Pero La Banda, un “grupo de amigos” con 22 años de trayectoria, es una de sus mayores ‘debilidades’.

¿Cómo surgió La Banda?

Han pasado más de 20 años, pero ya por aquel entonces me dedicaba a acompañar a artistas como músico de sesión. La Banda, que básicamente es un grupo de versiones de temas míticos de todos los tiempos, servía como vía de escape y también de aprendizaje y perfeccionamiento tocando temas que quizá no eran tan habituales en el panorama de nuestro país y que claramente han servido como referente para los músicos de cualquier parte del mundo.

Has tocado con algunos de los artistas más reconocidos del país. ¿Qué supone para ti seguir liderando La Banda?

Pues me hace verdadera ilusión, puesto que desde el principio fue un grupo que no tenía ningún tipo de pretensión. Lo hacíamos para disfrutar, crecer y ofrecer a los demás algo que no ofrecían demasiados grupos en la ciudad. Fuimos, quizá, casi pioneros de este tipo de bandas en Salamanca, y me enorgullece que hayamos sabido y podido preservarlo durante tantos años sin perder el rumbo con el que se partió: sencillez, profesionalidad y, sobre todo, empatía con el público.

Superadas las dos décadas de vida y siendo ya una banda consolidada, ¿dirías que el camino ha sido difícil?

Por suerte, he podido dedicarme durante estos 20 años a mi profesión como músico de sesión de directo y estudio, y como he comentado antes, no tenía ni la necesidad ni la ambición de que esta banda fuera algo más que sencillamente lo que es: un grupo de amigos que se juntan para tocar temas que han estado presentes a lo largo de toda nuestra vida y que nos han aportado lo necesario para aventurarnos en un oficio tan maravilloso y a la vez tan duro, como es el de la música. Quizá por esta “ausencia de ambición” y esta sencillez, el grupo ha seguido estando vivo durante tantos años y, si continúa así, seguirá viviendo durante muchos años más.

¿Qué apoyos tuvisteis a la hora de poner en marcha el proyecto de La Banda?

Claramente, el apoyo incondicional de José Ramón Alonso, dueño, en nuestros inicios, del Puerto de Chus y ahora de La Espannola, donde seguimos ofreciendo conciertos todos los meses y cuyo local dio nombre a nuestro grupo como banda residente. No creo que la memoria me falle, pero de pocos más apoyos puedo hablarte. Siempre lo hemos llevado de manera particular y sin ayudas externas. Aunque creo que la ayuda más importante que puede tener un músico es la aceptación del público y, por suerte, ésta siempre nos ha acompañado.

¿Es fácil vivir de la música en una ciudad como Salamanca?

¿Francamente? Es un verdadero milagro vivir de la música. Siempre ha sido difícil, pero con la crisis que estamos sufriendo, en particular el gremio de los artistas, se convierte en algo que roza la impotencia. En el caso particular de esta banda, todo nuestro esfuerzo ha sido personal y de carácter privado. Sin alguien que apostara por nosotros como banda, como hizo y hace Joserra, habría sido imposible que un grupo como el nuestro siguiera en pie. Partiendo de la base de que no hay un apoyo económico para que este tipo de formaciones puedan echar el vuelo y que el público no está acostumbrado a pagar una entrada, junto con la dificultad de las salas para lograr licencias para poder ofrecer conciertos, es prácticamente en una “misión imposible”. Es una verdadera lástima, y me gustaría que esto cambiara, porque este oficio, en nuestro país, está herido de muerte.

¿Entonces para “crecer” y triunfar en la música es imprescindible salir de Salamanca?

Solo puedo opinar de mi caso. Para poder dedicarme a lo que ha sido mi oficio durante más de media vida como músico de directo y estudio es imprescindible irse de Salamanca. Aquí no hay demanda de estos servicios, por lo que no hay viabilidad de dedicarse a esta profesión en una ciudad como la nuestra.

¿En qué proyectos trabaja actualmente La Banda?

Seguimos ofreciendo actuaciones el cuarto sábado de cada mes en La Espannola (este sábado, a las 23:00 horas, concierto especial Led Zeppelin). Cada día es una actuación nueva, diferente, y tratamos de que cada una sea especial. Me encantaría instar al público a que disfrute de lo que ofrecemos, porque su asistencia es vital para que grupos como el nuestro puedan seguir vivos.

Contenidos relacionados

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*