La USAL amplía sus fondos con la acogida de 66 dibujos de Miguel de Unamuno

Estos trabajos, que están realizados a lápiz o plumilla, recogen retratos, figuras humanas, figuras de animales y escenas campestres

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha depositado este lunes en la Casa Museo Unamuno un conjunto de 66 dibujos realizados por el antiguo rector para su integración en el Archivo Personal que alberga el que fuera su lugar de residencia mientras ocupó el sillón rectoral de la Universidad de Salamanca. 

La historia de esta adquisición se inicia hace un año, cuando un artículo periodístico sobre la celebración de II Feria del Dibujo y la Estampa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando advertía que entre las piezas singulares destacaba una colección de dibujos de Miguel de Unamuno, “casi desconocidos”, que salían a la venta por 15.000 euros.

La Casa Museo  recurrió a la Subdirección General de los Archivos Estatales para consultar la posibilidad de adquirir los dibujos e incrementar la colección ya existente. Finalmente se gestionó la compra a la Galería Arturt Ramón de Barcelona.

La colaboración entre la Universidad y el Ministerio, que hace medio siglo se comprometió con la familia de Miguel a conservar su legado, llevó en su día a recuperar un lote de 160 cartas del rector, reintegradas a la Casa Museo Unamuno en 2008. Aquellas misivas, escritas por el literato, pensador y filósofo durante sus años de destierro y exilio, habían sido entregadas sin recibo por Felisa de Unamuno a la editorial que preparaba en ese momento la edición de las obras completas de su padre y que un editor de Jaén se había apropiado. Tras reclamarlas el Ministerio por vía judicial finalmente las cartas regresaron para orgullo de sus nietos y bisnietos, quienes en aquel mismo acto hicieron entrega del manuscrito autógrafo de ‘El resentimiento trágico de la vida’.

Temática variada

Los 66 dibujos depositados hoy con carácter permanente amplían considerablemente el fondo, compuesto por unos 270, que hasta ahora se encontraba reunido en la Casa Museo, permitiendo profundizar en esa faceta de retratista de lo cotidiano. La mayor parte de ellos se dio a conocer en 2011 en la exposición producida por la Universidad de Salamanca ‘Miguel de Unamuno. Dibujos’.

Realizados a lápiz o plumilla y sobre papel, como es habitual en los dibujos de Unamuno, abordan temáticas comunes al resto de la producción de dibujos hasta ahora conocida: retratos, figuras humanas, figuras de animales y escenas campestres, tomadas preferentemente en tierras salmantinas. Permite, además, descubrir tanto bocetos como obras terminadas y observar algunos de los apuntes al margen que el propio Unamuno realizaba y que sirven como contexto.

Destaca el grupo realizado en el lugar de Traguntía, en la comarca de Vitigudino, los que dedica al gato, animal del que fue gran observador, o el acercamiento al sujeto humano, especialmente a niños y a diversos personajes en el campo. Igualmente aparecen en este conjunto los retratos de algunos miembros de su familia, caso de su mujer Concha Lizárraga o sus hijos Fernando y Rafael.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*