Sheila Blanco: “Los niños cada vez llegan con más formación musical”

Cantautora y ‘coach’ en ‘La Voz Kids’

Gracias a tu participación como profesora vocal en las sucesivas ediciones del programa de televisión La Voz Kids, tu rostro y ya no sólo tu voz, empieza a ser conocido en la pequeña pantalla.
Sí, es alucinante porque, en realidad, sólo aparecemos en el espacio posterior al concurso, que es muy tarde; y en las repeticiones del domingo por la mañana. A pesar de ello, ya me han parado por la calle y es curioso porque se me ve muy poquito con los niños.

Actualmente se está emitiendo la cuarta edición del programa…
Efectivamente, terminamos de grabarlo en noviembre. Al trabajar con niños, las grabaciones tienen que realizarse con tiempo, las sesiones están muy controladas y hay que buscar épocas en las que estén más libres de clases. Este año, comenzaremos a grabar la quinta edición después de verano, serán cuando empiecen los castings.

Así que vuelves al programa… ¿Estarás de nuevo en el grupo de Rosario?
Sí. En la primera edición distribuimos los grupos al azar y así han quedado. Yo estoy contentísima porque Rosario es una personas maravillosa que establece una relación con los concursantes muy especial. La llamamos “la madraza”. Se inclina por aquellos niños en los que encuentra algo diferente y también les da una oportunidad a los más pequeños. Mi relación con ella es directa y después de cuatro ediciones ya conozco por donde tira, así que hacemos un buen equipo.

¿En qué consiste tu trabajo exactamente?
En la primera fase, los tres profesores vocales nos repartimos los niños seleccionados en el casting para las audiciones a ciegas. Cada uno de nosotros nos encargamos de una treintena de concursantes que ya han elegido una lista de 20 canciones y una para la audición. Trabajamos con ellos esa canción para el día de la presentación a los coachs. Después, una vez en las batallas, seleccionamos las canciones que van a defender, según sus características y su personalidad. En este paso tiene un papel fundamental Rosario. Lo más importante es que no solo buscamos que estén vocalmente preparados, sobre todo, nos interesa que disfruten, que se sientan tranquilos. Les inculcamos, que son maravillosos sigan o no adelante.

¿Te imaginas participando en un concurso de este tipo con 10 años?
Creo que no. Yo era muy cantarina y cantaba en fiestas de amigos y familiares, pero dar este paso es un acto de valentía. Me asombra con qué seguridad pisan el escenario estos niños, algunos son muy pequeños. Y sobre todo, nos dan una lección magistral, porque disfrutan enormemente de lo que hacen.

En esta cuarta edición estamos viendo que la mayor parte de los pequeños llega con preparación musical.
Efectivamente, es un lujo. Muchos de ellos saben tocar instrumentos y tienen conocimiento de técnicas vocales. Creo sinceramente que a ello a contribuido este programa. Los niños interesados en la música se dan cuenta de lo importante que es formarse. La labor de las familias en este sentido está dando sus frutos. A los concursantes que van saliendo del concurso les aconsejamos que sigan estudiando y escuchen mucha música, sea del género que sea.

No te voy a pedir que desveles quién es el ganador de esta edición, pero ¿podrías destacar alguna voz?
Ufff. Todas las voces del programas son maravillosas, los que pasan y los que no. Cada uno aporta algo diferente… pero es cierto que me enamoré de la voz de Oriol. Acompañaba todas sus canciones con la guitarra y tiene mucho gusto y criterio.

¿Está de acuerdo con el fallo final de esta edición (aún no se ha emitido) así como de las anteriores?
Mira, cualquiera de los niños que han participado podían haber sido ganadores, como también algunos de los que quedaron fueran de las audiciones a ciegas. El casting inicial se realiza con mucha precisión. Los niños que llegan son muy buenos y a lo largo del programa van mejorando considerablemente; vencen la timidez, afinan las voces, aprenden técnica vocal… Así que, sí claro que estoy de acuerdo con la elección de los ganadores.

Aparte de tu trabajo en ‘La Voz’, tu carrera tiene otros frentes abiertos…
Afortunadamente estoy trabajando mucho y, además, en proyectos preciosos. Acabo de regresar de Nueva York. He participado en el Kerouac Festival. Un festival con sedes en el Instituto Cervantes, el Bowery Poetry Club o la Casa Galicia donde he presentado un recital maravilloso en el que pongo voz a los poemas de autoras de la Generación del 27. El objetivo es dar visibilidad a las mujeres de aquella generación. Poetas que pasaron desapercibidas entre tanto nombre masculino.

Además, acabas de sacar un disco muy especial…
Sí, en este caso lo hago junto a dos grandes músicos, el guitarrista Chema Saiz y el pianista Federico Lechner. Nos hemos unidos para rendir homenaje al genial compositor George Gershwin, una de las piedras angulares no solo de la música de jazz, sino de la historia de la música del siglo XX.

Nuevos proyectos que se unen a los conciertos con la Mad Sax Big Band.
Seguimos de gira, cantar con ellos es algo especial y me hace muy feliz. La Mad Sax Big Band es una formación única, donde catorce saxofones interpretan vientos, cuerdas y percusiones de todo tipo.

 ¿Cuándo te podremos ver y escuchar en Salamanca?
Pues te puedo adelantar que estaremos en 13 de julio en ‘Las Noches de Lis’. Tengo mucha suerte de poder participar en esta programación cada verano y la verdad es que es emocionante hacerlo en casa, rodeada de los tuyos, y en ese escenario tan hermoso.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*