“En Salamanca, hay gente que no tiene ni leche para desayunar”

Michelle Diousse ayuda en las labores administrativas del Banco de Alimentos

Michelle Diousse, en una de las oficinas del Banco de Alimentos de Salamanca.

Michelle Diousse colabora desde hace algo más de un año en tareas administrativas en el Banco de Alimentos de Salamanca y trabaja estrechamente con la asistente social. Su misión es atender ‘el papeleo’ de la oficina para que personas necesitadas puedan recibir la comida que tanto necesitan. “Se te cae el alma cuando descubres que hay gente que no tiene ni siquiera leche o galletas para poder desayunar”.

Para poder acceder a los alimentos, hay que cumplir una serie de requisitos, existe un arduo trabajo para canalizar toda la información y poder administrar los productos, ésa es la tarea de Michelle, quien se siente comprometida al máximo con el objetivo de esta entidad. “Hay que ayudar como sea y más sabiendo de donde vengo; en mi país, Senegal, las clases sociales han desaparecido y el hambre campa a sus anchas. Proyectos como éste son muy interesantes y necesarios”.

“Lo primero es comer y que todo el mundo tenga la posibilidad de hacerlo; luego ya nos ocuparemos de otra cosa, pero lo primero es lo primero”, sentencia. “La gente es muy agradecida”.

Michelle quería crecer en el lado más humano y social y, gracias a una amiga que ya colaboraba en el Banco de Alimentos, se animó a entrar. Además, este viernes, día 1 de diciembre, y este sábado, día 2, toda ayuda es poca pues es cuando preparan La gran recogida de alimento 2017, y este año, las chicas del Perfumerías Avenida colaboran estrechamente. Por este motivo, Michelle, aunque padezca tendinitis estos días, no falla. Acude a la oficina dos veces a la semana y lo compagina con su vida familiar.

“Hay personas que nos traen alimentos, aunque en la oficina que yo estoy sólo nos ocupemos del papeleo, pero no es un gran problema, porque nos lo vienen a buscar del almacén de Mercasalamanca”, cuenta.

Esta comprometida voluntaria anima a todo el mundo a colaborar, incluso a sus hijos; “en lo que sea, da igual”. “Porque si arrimamos el hombro, todo nos va mucho mejor”. “Los padres debemos enseñar a nuestros hijos desde su infancia que ayudar a los demás es imprescindible”.

“Ayudar a los demás forma parte de mi rutina diaria”

“La falta de tiempo no es una excusa para ser voluntario, se saca de donde sea”

Salamanca celebra el Día Internacional del Voluntariado

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*