Recta final para la Feria del Libro

El sol ha brillado durante toda la feria y las previsiones son halagüeñas para los últimos días, en los que habrá las actividades en la caseta central

Tras los montones de libros, apilados más o menos ordenados; abiertos al medio, con el lomo visto, en torres infinitas, en forma de abanico… aguardan los libreros, pacientes, esperando que del trasiego de curiosos, algunos se fijen en su escaparate. “Por eso hay que combinar los títulos constantemente. Mucha gente pasea por la feria a diario, si siempre ven los mismos libros…” advierten desde el puesto de la librería Plaza.

La Feria del Libro encara este fin de semana su recta final. Serán casi diez jornadas que se van a caracterizar por el buen tiempo. El sol está acompañando y eso es fundamental para animar las ventas. “El año pasado fue muy malo por las tormentas. Esperamos que este fin de semana cerremos con buen tiempo”. Coinciden los libreros en que los días importantes de negocio son los fines de semana: “Si hace sol, la gente pasea a diario, pero las ventas se centran en sábados y domingos; a ello contribuyen también los turistas”, indican desde la caseta de Rivas. Juan Antonio, responsable de esta librería aclara que también ayudan las presentaciones y los encuentros con los autores que se programan a diario. “Es habitual que a la salida de las presentaciones, el público se acerque a comprar el libro en cuestión. Para aprovechar este recurso, la situación de la caseta es fundamental”, explica Juan Antonio Rivas, al que este año en el sorteo, le ha tocado una ubicación preferente.

En esta semana de feria, los títulos más demandados corresponden a los libros en cabecera de las grandes editoriales: el cuarto de María Dueñas, “Las hijas del capitán”; “Ordesa”, de Vilas; “El fuego invisible”, de Javier Sierra; o los del superventas para el público adolescente ‘Bluejeans’. Pero, también, resultan muy atractivos en esta ferias autores locales o títulos vinculados a Salamanca. “Una de las obras más solicitadas estos días en las casetas es el último volumen de Jambrina, “El Manuscrito de fuego”, apuntan desde la caseta de la librería Víctor Jara. Las editoriales vinculadas a instituciones y fundaciones salmantinas aprovechan también para exponer sus obras en espacios propias.

También la literatura infantil se hace un hueco en los escaparates. Los niños acaparan parte de las actividades programadas por el Ayuntamiento durante todas las jornadas. Los espectáculos de teatro y títeres de las tardes atraen a numerosas familias que, antes o después, visitan los puestos. “Es importante que los niños conozcan esta feria, que paseen entre las casetas. No importa si no compran; lo importante es que estamos sembrando inquietud por la cultura en las nuevas generaciones”, coinciden los libreros.

Para los que todavía no se hayan acercado hasta la Plaza Mayor, sepan que la feria finaliza este domingo y que la tarde de este viernes, día 11, podrán asistir a uno de los “Encuentros con escritores” más esperados, el de Luis García Jambrina. Será en la caseta central de actividades, a las 20:00. El horario de la feria el sábado y el domingo es de 11:00 a 14:30 y de 17:30 a 22 horas.


Librero – José  antonio Valladares

“No son reales, son copias de libros antiguos, verdaderas obras de arte”

No sólo de novedades vive la Feria del Libro. En este foro de cultura se congrega una oferta muy variada, entre la que destacan ejemplares más especiales, como los que despliega José Antonio Valladares, que ha venido desde Bilbao para aportar un toque especial al encuentro salmantino. “Hacía muchos años que no venía a Salamanca y me encanta el ambiente”, aclara este veterano de los libros, que confiesa que lleva en este mundo 40 años; “desde 1977, para ser exactos”. Se dedica a todo tipo de libros, pero la copia de libros antiguos son su especialidad y lo que más le apasiona”.

En la caseta de Eurolibro, como se llama su empresa, sólo podremos adquirir ‘factibles’, copias de ejemplares antiguos. Son hermosos volúmenes, que reproducen códices y mapas de siglos pasados, con sus ilustraciones y adornos. Obras de arte que se venden, sobre todo, para regalos.
Encuadernaciones maravillosas que parecen desprender olor a cuero añejo y es que el trabajo es tan delicado, que imita a la perfección el paso del tiempo.

De la colección que ha traído a Salamanca, selecciona algún volumen único, como el Romancero Gitano del Cincuentenario, con litografía y firmado a mano, por el propio Lorca. Obras de arte en forma de libros que tienen un valor elevado en el mercado, su precio ronda los 1.000 euros y la mayor parte de los clientes busca en ellos un objeto único de decoración para colocar en el sus hogares o un regalo exclusivo.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*