Oye, ZOES, llévame en tu bicicleta

La Asociación de Vecinos del Barrio del Oeste, ZOES, está de aniversario. Cumple cuatro décadas en las que ha sabido ‘espolear’ las inquietudes de los vecinos y alimentar así su poder transformador

Una de las bicicletas que se han convertido en "iconos" del barrio / FOTOS: ZOES

“En ZOES hemos sido pioneros. Son muchos años innovando, haciendo partícipes a los vecinos y a los que no lo son. Desde el nacimiento del rastro hasta la última edición de la Galería Urbana. Porque en el Oeste nos marcamos cada día nuevos horizontes en los que siempre tienes cabida. Hacemos barrio, hacemos ciudad”. Estas palabras lanzadas por la periodista Elena Martín Morollón en los podcasts de Radio Oeste sirven como aproximación a lo que es ZOES, una asociación vecinal cuya trayectoria suma cuatro décadas repletas de frutos difíciles de resumir.

Desde aquellos días en los que Lorenzo Amigo, impulsor del movimiento y primer presidente de la entidad, recorrió “los bares de la zona” en busca de apoyos con los que respaldar la exigencia de mejores infraestructuras para el barrio –las calles estaban sin asfaltar y las deficientes acometidas de agua dejaban sin suministro a los vecinos que vivían a partir de la tercera planta– ZOES ha evolucionando de forma asombrosa.

Una acción transformadora

“Somos incombustibles”, bromeaba hace unos días Inmaculada Cid, actual presidenta del colectivo, en el espacio de radio que compartió con el primer representante vecinal del barrio con motivo del 40 aniversario de la asociación. Un comentario lleno de verdad. ZOES es incombustible, y su trabajo, que no ha perdido el aliento reivindicativo que caracterizó al movimiento desde sus orígenes, ha convertido esta zona de la capital salmantina en un referente cultural y artístico de vanguardia y en un ejemplo de lo que la participación vecinal es capaz de lograr.

Y es que, aunque cuatro décadas después persisten muchos de los problemas que movilizaron a los vecinos y el barrio sigue “sin zonas verdes ni equipamientos deportivos y culturales”, sus habitantes –y sus numerosos ‘amigos’– han sabido “ocupar” la calle como espacio de expresión, creatividad y, con ello… transformarla.

Integrantes del grupo ¡Quedamos y punto!, con la escalera.

María José Buendía / ¡Quedamos y punto!

“Lo que se hace aquí es estupendo, debería existir en todos los barrios”

Llegó hace tres años de Granada y se asentó en el barrio del Oeste, donde se unió a ZOES casi al instante, porque siempre le han gustado las manualidades y allí no le faltan oportunidades para desarrollar su pasión por tejer. María José Buendía forma parte del grupo “¡Quedamos y punto!”, creado en 2012 como “un espacio en el que disfrutar y compartir haciendo punto, crochet y ganchillo”.

A este movimiento de Urban Knitting le debe el barrio algunas de sus imágenes más características, como la escalera, las bicicletas, los árboles abrigados con trajes de colores y otros elementos que cobran vida gracias a sus agujas. María José vio por primera vez lo que se hacía en el Oeste en la televisión, cuando todavía vivía en Granada. Ahora es una de sus vecinas y está encantada. “Lo que se hace aquí es estupendo, debería existir en todos los barrios”, dice.

Un microjardín instalado en el balcón de unos vecinos del Oeste.

Manuel Martín / ZOES en Verde 

“El Oeste es más que un barrio, y alberga iniciativas que permiten canalizar la necesidad que todos tenemos de crear”

Hace dos años, la asociación puso en marcha un nuevo programa. Otro más. ZOES en Verde, un grupo nacido “para crear espacios o puntos verdes” en un barrio cubierto de asfalto, para salpicar de flores y plantas, incluso soportes insospechados, para contagiar el gusto por la horticulutra y la jardinería entre los vecinos a través de “pequeñas acciones”… Su coordinador es Manuel Martín, un apasionado de la naturaleza que atesora con mimo más de 500 variedades de plantas en los jardines de sus casas rurales en la Sierra de Francia.

Se le nota el entusiasmo que siente por ZOES en Verde y por el reto que supone para sus miembros “hacer que la jardinería tenga presencia en poco espacio”, creando, por ejemplo, un microjardín en una farola o en un balcón. Para Manuel, el Oeste es “más que un barrio, y alberga iniciativas que permiten canalizar la necesidad que todos tenemos de crear”, favoreciendo “la interacción entre lo económico, lo comercial, lo cultural y lo artístico”.

Por eso, como deseo de cumpleaños, espera “que siempre perdure la participación, porque eso impulsa la transformación de cualquier lugar”. “La calle no debe ser simplemente un espacio de tránsito, sino un lugar de paseo, de encuentro. Es importante que las personas tengamos un espacio público que poder hacer nuestro”, concluye.

Mar Solino / Asociación Max & Moritz 

Un taller de farolillos de la Asociación de Lengua y Cultura Alemana.

“Tenemos una simbiosis muy buena con ZOES y con el barrio”

La Asociación de Lengua y Cultura Alemana Max & Moritz ha caminado en paralelo a ZOES durante alrededor de tres décadas. La casualidad –o el destino– quiso que los dos colectivos tuvieran que compartir sede, así que los vínculos entre el movimiento vecinal se fueron estrechando de forma natural. Como explica su presidenta, Mar Solino, una de los objetivos fundamentales de esta asociación es que los niños de familias “mixtas” o emigradas de países de lengua alemana conserven sus raíces.

Para ello, imparte clases lúdicas de alemán y de cultura alemana que les familiarizan con sus tradiciones. Para “integrar el barrio del Oeste con nuestra cultura”, Max & Moritz también ofrece clases en ZOES, donde también se organiza entre enero y mayo, los últimos jueves de cada mes, un ciclo de charlas sobre tradiciones, costumbres y forma de vida alemanas.

“Aunque ninguno vivimos en esa zona, tenemos una simbiosis muy buena con ZOES y con el barrio. Los integramos en nuestras festividades, como la de San Martín, que celebramos en el parque de Los Jesuitas y para la que los niños fabrican unos farolillos típicos; la Navidad o la Fiesta de los Huevos de Pascua, que preparamos en La Aldehuela. La idea es acercar nuestra cultura al barrio y a sus vecinos y, de alguna manera, contribuir a potenciar ZOES y el barrio, que nos encanta”, asegura Mar Solino.

Imagen de la última edición de ‘DecÓeste’.

María Sortino / DecÓeste

“Me encanta que los vecinos sean tan abiertos y facilitadores”

María Sortino, italiana, lleva casi 11 años en España, siete de ellos en Salamanca y cinco, en el Oeste. Se siente del barrio y, por supuesto, se siente “claramente parte de la asociación de vecinos”, de los que valora sobre todo que san “tan abiertos y facilitadores”.

Coordina el Área de Interiorismo Comercial y Arquitectura Efímera del Máster en Arquitectura y Diseño de Interiores, así que en esa ‘coincidencia’ vio una gran oportunidad para ofrecer a los alumnos la ocasión de realizar “trabajos de verdad que les pongan en el mundo laboral” y de contribuir, al mismo tiempo, a alimentar el espíritu de un barrio ávido de innovaciones y propuestas creativas.

En este escenario surgió la iniciativa “DecÓeste”, una acción decorativa en los escaparates y fachadas de los comercios del barrio que cerró su segunda edición a finales de mayo. La intención de María es ir más allá y “crear un grupo para fomentar el escaparatismo en el Oeste, si los comerciantes quieren”. El objetivo es, según adelanta Sortino, “sensibilizar sobre la idea de que el escaparatismo hace más bellas las tiendas, pero también el barrio”. Un barrio en el que la italiana se siente “como en casa”.

AFÁN DE SERVICIO

El Oeste ya tiene sus propios y reconocibles símbolos. Su escalera y sus bicicletas “vestidas” de punto y, sobre todo, la colección de arte que ofrece su impactante Galería Urbana, de acceso libre, gratuito e ilimitado, identifican la zona, pero también el espíritu, en cuya manifestación es esencial el voluntariado. Los proyectos, iniciativas y servicios que ofrece ZOES son innumerables: mercadillos, talleres sorprendentes, festivales y concursos, emisora de radio, oficina técnica vecinal, asesoría jurídica, orientación psicológica y mediación familiar…

LARGA CELEBRACIÓN

La conmemoración del 40º aniversario de ZOES promete. Arrancaron el pasado mes de mayo y se prolongarán durante lo que resta de 2017. Teatro, zarzuela, proyecciones, música… La intensa programación incluirá también la presentación de un libro sobre el barrio y un novedoso Encuentro de Barrios Creativos de España y Portugal.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*