Objetivo: alquiler de piso para el próximo curso

El mercado inmobiliario vive estas semanas uno de sus momentos más importantes del año, pues es ahora cuando los estudiantes aprovechan para alquilar los pisos para el próximo curso

Dos jóvenes consultan la oferta inmobiliaria a través del escaparate de un establecimiento de la ciudad.

A pesar del descenso de alumnos en las dos universidades salmantinas, los estudiantes siguen siendo uno de los pilares de la economía salmantina, que se refleja directamente en sectores como el inmobiliario. Gracias al mercado de alquiler.

Precisamente es estos días cuando las inmobiliarias atienden principalmente a jóvenes estudiantes que buscan piso para el próximo curso. “Tras el cambio de los planes del estudio, con el Plan Bolonia, los exámenes finales los realizan en mayo y las recuperaciones en junio -no en septiembre, como ocurría antes-. Así que es el momento perfecto, antes de marcharse a casa en Semana Santa, para reservar el piso del próximo año-”, comenta Javier Garrido de la inmobiliaria Campillo. La única dificultad con el adelanto de las fechas es que los pisos en alquiler están ocupados, y en buena parte de los casos, tienen que visitarlos virtualmente o a través de fotografías.

Crisis

El mercado de alquiler ha sido el soporte del sector inmobiliario durante los años de crisis y en especial, en capitales como la salmantina. Eso sí, los años de depresión económica han servido para regularlo y equilibrar la oferta y la demanda y también para acabar con el intrusismo profesional. “Años atrás, había más volumen de fincas en alquiler y los propietarios no se esmeraban en hacerlas atractivas, los arrendatarios ponían en el mercado inmuebles sin preocuparse de los servicios o las condiciones estéticas de los mismos. Eso ha cambiado. Ahora cuanto más vistoso y mejor decorado esté el piso, mejor se alquila. El estudiante es más exigente”, aclara Garrido.

El arrendatario lo sabe e invierte en ello. Además, advierten desde la inmobiliaria Campillo “cuanto más bonito y bien presentada esté la vivienda, más la cuidarán -y viceversa-.”

Otra de las preferencias de los jóvenes inquilinos a la hora de seleccionar casa son los servicios centrales. Que los gastos de calefacción, limpieza o agua caliente estén incluidos en la renta es un importante reclamo. Normalmente, esta característica corresponde a viviendas de mayor antigüedad.
En cuanto a las zonas más solicitadas por los estudiantes a la hora de alquilar: “desde la plaza del Oeste a Huerta Otea es el área principal, donde los estudiantes prefieren vivir por proximidad a las facultades y centros de estudio; también es muy demandado el paseo de Canalejas y alrededores, por el pequeño campus que forma la facultad de Pedagogía; y otra zona, siempre demanda, el centro”. En estos barrios se hallan la mayor parte de pisos en régimen de alquiler de cara a los estudiantes.

En cuanto a los precios, indican desde la inmobiliaria Campillo que han aumentado en los últimos años. Existe menos oferta y los estudiantes están dispuestos a pagar un poco más, si el piso merece la pena. “Los jóvenes arriendan de manera conjunta, de tres a cinco personas en una vivienda, con lo cual no, supone un desembolso muy alto”.

El precio medio del alquiler de un piso con tres habitaciones en la zona del “campus”, se encuentra entre los 600 y los 800 euros. Baja levemente en el caso del paseo de Canalejas, que se encuentran entre 600 y 700 euros; y a partir de los 800 en el caso de viviendas en el centro de la ciudad.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*