Nancy cumple 50, pero sigue niña en las vitrinas de los coleccionistas

Los niños del siglo XXI siguen jugando con la Nancy, la muñeca más popular de los 70 que este año cumple medio siglo convertida en objeto de colección

Araceli Benavides muestra su primera Nancy junto a la vitrina de su casa donde guarda la colección compuesta por más de 70 ejemplares.
Araceli Benavides muestra su primera Nancy junto a la vitrina de su casa donde guarda la colección compuesta por más de 70 ejemplares.

L a muñeca Nancy de la firma de juguetes española, Famosa, cumple 50 años. Medio siglo conquistando a las niñas de los años 60 y también a las del siglo XXI, pues imperturbable, mantiene su figura aniñada y rostro angelical. Eso, sí, con algunos retoques que diferencian dos épocas de manera clara y abre la discusión entre los puristas a la hora de inclinarse por el modelo antiguo y el nuevo. Y es que de eso saben y mucho los coleccionistas de Nancy. Son numerosos y los podemos encontrar por toda España. Concretamente en Madrid, con motivo del 50 aniversario,

Rafael Sánchez muestra durante todo el año una vasta y cuidada colección de estas muñecas. Pero también en Salamanca tenemos la suerte de contar con coleccionistas de Nancys, una decena de ellos, aunque unos más activos que otros.

Entre ellos, Araceli Benavides, a la que siempre le gustó coleccionar juguetes antiguos, en concreto, muñecas; aunque con Nancys lleva sólo cinco años. “Al fallecer mi madre, encontré en su casa mis muñecas de niña, todas bien conservadas. Mi madre, que era una amante de las muñecas, las había guardado y allí estaba mi “Nancy Presentación”. Sólo tuve una, porque era un objeto caro. Jugué mucho con ella, pero era cuidadosa y la dejé en buen estado”.

A partir de ese momento, comenzó a interesarse por estas muñecas y en solo un lustro ya ha recopilado más de 70. La mayoría, colocadas en una estantería a medida para su tamaño, en el pasillo de su casa. Lucen impecables, con sus vestidos originales o con otros que le han ido regalando o que encarga. “En el grupo de coleccionistas también hay aficionados a la ropa y los complementos. Personas que confeccionan modelos y calzado exclusivos para ellas, así que voy adquiriendo algunos y otros me los regalan”, comenta la salmantina, que es habitual de mercadillos y foros, donde se intercambian y negocia con este objeto de colección. “Cada vez es más complicado encontrarlas. El mercadillo de Madrid es una fuente y también los rastrillos de las ONG. Cuando viajo, siempre tengo en mente acudir a rastrillos por si encuentro alguna que me interese”.

Y es que las primeras ediciones de Nancy son muy cotizadas. “No tienen precio, -comenta Araceli-, el que le quieran poner o puedas pagar”. Un modelo antiguo de finales de los 60 o primeros de los 70, bien conservada y con su ropa original, ronda los 300 euros, aunque todo depende de si era una edición especial, si se fabricó por alguna efeméride… Entonces su valor es mucho mayor. “Como en cualquier colección, las rarezas cotizan al alza”. Confiesa la coleccionista que ha llegado a ver ventas de Nancys muy especiales por 750 euros. Una de las más preciadas es el prototipo, la primera que se fabricó, “sería un sueño conseguirla”, confiesa.

Para satisfacer el hobby de estas personas y para mantener viva la esencia original de Nancy, la casa Famosa lanza cada año ediciones para colección de las muñecas antiguas. Actualmente, está en venta la “pintora”. Aunque los entendidos coinciden en que estos clones se fabrican con mucho menos mimo y menos calidad que sus originales.

Los expertos, como Araceli, no se conforman con reunir ejemplares, también disfrutan aprendiendo y empapándose de las peculiaridades de este juguete. Por ejemplo, cómo han cambiado los ojos de las muñecas originales, por qué las forma de las cejas pueden indicar el año de fabricación, por qué se creó otra marca para comercializar otros modelos; o que las Nancys negras presentan problemas de rotura en las extremidades inferiores.

Toda una cultura que ahora, que se celebran los 50 años del nacimiento de Nancy se pone en valor gracias a personas como Araceli Benavides. Su tardía afición ha conseguido mantener vivo un símbolo de la España de los años 60 y 70, un juguete con el que han crecido y siguen haciéndolo muchas generaciones, pero que fue muy especial para las que pasan de los cincuenta. “Entonces, con suerte, había que conformarse un juguete al año”.

La Nancy “Charra”, uno de los modelos más cotizados

Una de las colecciones que lanzó Famosa de esta popular muñeca fue la de trajes regionales. No faltó la indumentaria típica de Salamanca, una de las más vistosas y elaboradas, por lo que esta muñeca se convirtió en una de las más caras. Fue por ello, por lo que la firma decidió fabricar sólo 86 unidades que, finalmente, no salieron a la venta. Parece ser, según indica el coleccionista Rafael Sánchez, que se lanzaron para un congreso. Famosa regaló a este experto madrileño uno de los ejemplares.

Para los coleccionsitas, este modelo es una de las rarezas de la firma, con lo cual se ha convertido en una pieza extraordinaria, casi imposible de localizar. Lo que sí podemos encontrar son trajes de “charra” adaptados a la muñeca Nancy, como el que luce la de la imagen de la derecha.

Según se puede leer en diversos foros y en el blog “nacyytudosbuenasamigas”, Famosa fabricó menos de un centenar de ejemplares con motivo de una feria de juguetes; se quedó con cuatro y otra de ellas está expuesta en una famosa cafetería de Madrid.

El modo habitual para conseguir información sobre estos ejemplares exclusivos u otros modelos antiguos son las redes. Además de los perfiles de Facebook, también existen foros privados en los que se da cuenta de actividades y publicaciones nuevas sobre modelos, vestimenta, complementos… Como ocurre con otras colecciones, las páginas de compra y venta de segunda mano tienen una nutrida oferta de muñecas y accesorios. También son objetos cotizados los catálogos y revistas temáticas.


Nuevas ediciones

Este año le toca el turno a la ‘Nancy Pintora’; el año pasado fue la ‘Novia del Ion Fitz’ y la ‘Playera’. Famosa lanza cada año ediciones numeradas de las originales. Los coleccionista esperan ansiosos los nuevos ejemplares cuyo precio ronda los 60 euros.

El relevo de Mariquita Pérez

Nancy nació cuando Tino Juan, que trabajaba para la también histórica Mariquita Pérez, quiso sacar una «muñeca de plástico que fuera rubia y que pudieran adquirir todas las niñas», algo que no pudo conseguir en la compañía de muñecas ideada por Leonor Coello de Portugal, por lo que propuso su proyecto a Famosa.

La actual, con largas pestañas

A principio de los 2000 la firma de juguetes renueva la imagen de la muñeca, la estiliza levemente, aumenta el tamaño de ojos y pestañas y la forma del óvalo de la cara para adaptarla a los gustos de las niñas de hoy en día. En la imagen, el último modelo.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*