First Lego League, mucho más que un robot por piezas

Salamanca acogerá en febrero el torneo clasificatorio del programa internacional First Lego League, un apasionante reto que mueve a más de 250.000 estudiantes en torno a un desafío tecnológico y científico que en esta edición se centra en el ciclo del agua

Miembros del equipo formado en el colegio de las Trinitarias para el desafío First Lego League,

Sorprendente. Es la palabra que más se repite entre padres, profesores, organizadores y voluntarios cuando se les pregunta cómo es un torneo clasificatorio de First Lego League (FLL), un programa internacional que mueve a más de 250.000 estudiantes de casi 90 países en torno a un desafío temático común con el que se busca despertar el interés por la ciencia y la tecnología.

Aunque el evento nació hace casi dos décadas y en España se celebra desde 2006, la iniciativa no llegó a Salamanca hasta el pasado año, cuando la Universidad de Salamanca –a través de su Parque Científico, y a iniciativa de Juan Manuel Corchado, entonces vicerrector de Investigación– decidió involucrarse en la organización de este torneo que propone descubrir la diversión y la emoción que esconden los retos científicos y que este curso vivirá en Salamanca su segunda edición.

‘Pánico volcánico’, ‘Misión Marte’, ‘Odisea oceánica’, ‘La Furia de la Naturaleza’, ‘El viaje de la basura’, ‘Aliados animales’… Son los sugerentes títulos con los que se han bautizado algunos de los desafíos internacionales de los últimos años. En la temporada 2017-2018 se invita a los participantes a sumergirse en el ciclo humano del agua a través del reto Hydro Dynamics.

Así lo explica Antonio Alonso, coordinador general de First Lego League Salamanca, que ha atraído ya a una docena de equipos integrados por estudiantes de entre 10 y 16 años, aunque las inscripciones permanecerán abiertas hasta finales de diciembre. Además, existe una categoría Junior, no competitiva, pensada para captar la curiosidad de los más pequeños (entre 6 y 9 años), y en la que este año participan siete equipos. Como señala Alonso, aunque lo habitual es que los grupos procedan de centros educativos, a este concurso internacional pueden acceder equipos de chavales impulsados desde otras entidades, empresas y colectivos.

Misiones de 2,5 minutos

El desafío que propone la FLL engloba diferentes tareas. La más “vistosa” es la que implica utilizar la tecnología Lego Mindstorms para diseñar, construir y programar un robot con el que, el día del torneo, los miembros del equipo deben superar una serie de misiones en un tablero de juego con el objetivo de conseguir la mayor puntuación. Cada prueba tiene una duración de dos minutos y medio y se realiza sobre un escenario con cuatro tableros.

Por otro lado, los chicos y chicas deben usar su creatividad para desarrollar un proyecto científico que resuelva de forma innovadora un problema real relacionado con la temática propuesta, en este caso, el ciclo del agua. Durante el encuentro clasificatorio, que este curso se celebrará en Salamanca el 17 de febrero, los diferentes grupos, en una sala cerrada, deben exponer y defender su proyecto ante los jueces, que no sólo evalúan los aspectos técnicos de la idea, sino una serie de valores asociados a la iniciativa First Lego League.

De hecho, estos Valores FLL configuran los grandes pilares de este programa internacional: inclusión, descubrimiento, respeto, trabajo en equipo… A ellos se suman los de cortesía profesional y coopertición, que aúna los conceptos cooperación y competición. Como destaca la organización en España, estos valores “son la piedra angular de First Lego League y los que la distinguen de otros programas de su tipo porque, al adoptar estos valores, los participantes aprenden que la competencia amistosa y el beneficio mutuo no son objetivos distintos, y que el respeto a los demás es la base del trabajo en equipo”.

Las semanas previas al torneo son semanas de preparación en las que, guiados por un entrenador (puede ser un profesor, un familiar o incluso otro joven estudiante), los equipos construyen y programan el robot y practican el desafío, al tiempo que aprenden cómo encontrar y analizar la información que necesitan para su proyecto científico y para la presentación de los resultados de su investigación ante el jurado, en la que pueden utilizar todos los recursos que consideren oportunos, como poemas, canciones obras de teatro o cualquier herramienta que les descubra su ingenio. “El día del torneo es un día de mucha tensión, pero también de mucha satisfacción, porque lo llevan todo muy preparado y están sumamente coordinados”, asegura el coordinador de al cita en Salamanca, quien reconoce que se trata de un evento “muy grande” de compleja organización que exige un importante esfuerzo. Todo queda compensado. “Ver a los chavales tan ilusionados te llena y te motiva enormemente”, recalca Antonio Alonso, convencido de que en la segunda edición volverá a sorprenderse con el ingenio y el buen hacer de estos pequeños lego-talentos.

La final, en Logroño

Actualmente son tres las provincias de Castilla y León que acogen torneos FLL clasificatorios para la final nacional, que esta temporada se celebrará en marzo en Logroño: Salamanca, Valladolid y León. En los últimos años, España se ha convertido en el país europeo con mayor participación por equipos en el evento. Durante el pasado curso fueron 1.600.

Premios a la excelencia

Los equipos seleccionados en la final nacional viajan a distintas ciudades del mundo para participar en las competiciones internacionales. Los premios FLL se organizan en distintas categorías de acuerdo con los tres ámbitos de aprendizaje (Valores First Lego, Proyecto Científico y Diseño del Robot) aunque existe una categoría que reconoce la excelencia y la innovación de manera global.

Patentes

La calidad de los proyectos que presentan los jóvenes estudiantes es tal que, según confirma Antonio Alonso, varias ideas surgidas en los torneos FLL han sido patentadas, como la presentada por un equipo que diseñó un dispositivo que alerta a los conductores de la posible irrupción de animales en la calzada.

Trinitarias

Entre la docena de equipos inscritos hasta el momento para la segunda edición de la First Lego Legue hay uno formado en el Colegio Santísima Trinidad, donde los integrantes del grupo se reúnen cada viernes para diseñar y programar el robot y realizar el entrenamiento de las pruebas propuestas.

Desde el Parque Científico de la USAL 

En la primera edición programada en Salamanca la preparación del evento transcurrió a marchas forzadas, porque entre la propuesta de la Universidad y la celebración del torneo solo pasaron dos meses, tal y como recuerda el coordinador de First Lego League Salamanca. Antonio Alonso explica que el modelo salmantino es algo atípico, ya que el peso de la organización de la cita recae en dos empresas asentadas en el Parque Científico, Mi Pequeña Fábrica y BIM Área.

70 voluntarios 

La estructura organizativa del torneo incluye, además del coordinador del evento, un equipo de 70 voluntarios, entre los que se nombran los árbitros que durante todo el encuentro se encargan de guiar las actividades, supervisarlas y, sobre todo, canalizar los nervios de los participantes, ayudándoles y animándoles para que den lo mejor de sí en cada prueba. “Para ellos es un día súper intenso, porque además al acto acuden las familias y el público que lo desee”, explica José Manuel Montero, trabajador del Parque Científico y jefe de árbitros en la First Lego League Salamanca. Cuenta que se involucró en esta iniciativa porque siempre le ha gustado el mundo de la robótica, la tecnología “y los Lego”, así que no lo dudó cuando recibió la propuesta. “Para mí es una gran experiencia y me hace mucha ilusión. Además, me encanta la capacidad que tienen los chavales de sorprenderme a la hora de resolver los desafíos, lo que me hace pensar que a veces infravaloramos a los niños”, destaca.

Inscripciones

El precio de la inscripción al programa First Lego League (el más reducido es de 310 euros) depende del número de participantes, los equipos que se desean formar (cada uno debe tener entre tres y 10 miembros), la disponibilidad de robots Mindstorms, la cantidad de sets para el Juego del Robot y las plazas que se quieren solicitar en el torneo clasificatorio.

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*