“La falta de tiempo no es una excusa para ser voluntario, se saca de donde sea”

Pedro Cadenato, estudiante de primero de Biología, pretende hacer voluntariado en África o ir al sur de Francia para colaborar con personas sin hogar este verano

Pedro Cadenato, camisa azul, en una de las reuniones del colegio.

“Mucha gente dice que no tiene tiempo para ser voluntario pero es una excusa que no vale, se saca tiempo de dónde sea”, así de tajante es uno de los jóvenes que colabora con el Banco de Alimento de Salamanca, Pedro Cadenato. “En vez de ponerte a ver la tele o una serie, colaboras y haces algo por los demás”.

Pedro Cadenato es estudiante de Biología y residente del Colegio Mayor Tagaste ‘El Carmelo’ y, aunque lleva tan sólo unos meses en Salamanca, ya se ha puesto en contacto con una organización solidaria para ayudar a los que lo necesitan. De hecho, con La gran recogida 2017 que lleva a cabo la ong salmantina  este viernes, 1 de diciembre, y este sábado, día 2, Pedro estará en el almacén colocando los productos. Así pasará su mañana de sábado pero, por la tarde, continuará su labor solidaria a la salida de unos supermercados pidiendo más alimentos. Y no lo hará solo, ya ha convencido a una compañera de facultad, Sonia Encinas, para que le eche una mano.

“Cuando iba al colegio ya no inculcaron los valores de solidaridad. Asistíamos a unas charlas, como seminarios cristianos, que no eran obligatorias, pero la gente iba porque eran muy interesantes. Tratábamos temas como el hambre en el mundo o las guerras… Y ya con 15 años comencé a colaborar con Cáritas en Valladolid”.

“En El Carmelo, especialmente MJ que así le llamamos, nos ha abierto el camino al mundo del voluntariado. Podemos colaborar en diferentes frentes: hablando con drogadictos, madres jóvenes, viudas… con los que nos necesiten”.

Este joven de 18 años tiene claro que la solidaridad hacia los demás es imprescindible y, durante su estancia en Salamanca, colaborará en todo lo que esté en su mano. “En verano, quiero irme lejos. Quiero hacer voluntariado en África, sino se puede ya tengo mirado colaborar en el sur de Francia para ayudar a gente sin hogar”, revela.

Perdro anima a todo el mundo a realizar este tipo de causas y recuerda cómo empezó, con niños pertenecientes a familias marginadas, en exclusión social. “Los niños -incluso muchos adultos- no tienen la culpa de lo que les pasa y debemos ayudarles a que tengan una infancia mejor”.

“En Salamanca, hay gente que no tiene ni leche para desayunar”

“Ayudar a los demás forma parte de mi rutina diaria”

Salamanca celebra el Día Internacional del Voluntariado

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*