Un escenario fértil para la música, pero árido para la supervivencia

Muchas veces la supervivencia de las numerosas bandas que nacen en Salamanca depende de un empeño personal que vence todos los obstáculos

Juan Carlos Jiménez, La Banda de la Espannola
Imagen del concierto que La Banda ofreció en 2015 por su vigésimo aniversario.

Hace cosa de año y medio, Álvaro Martínez y Manuel Gómez volvieron a encontrarse. Se conocen desde hace tiempo, porque habían coincidido en la Escuela Municipal de Música, pero Álvaro se marchó a Brighton, así que llevaban cuatro años sin verse. “Cuando regresó, un día se pasó por mi casa, improvisamos algo en mi estudio y salieron dos o tres temas. Vimos que había química y decidimos seguir”, cuenta Manu.

banda de música Rutina
Los componentes de Rutina.

Así nació Rutina, una nueva banda salmantina de pop-rock que este sábado presentará en el bar Music Factory su primer disco, Prioridades (a las 22:00 horas, con invitación), grabado y producido por ellos mismos.

El suyo no es, ni mucho menos, un caso aislado. En Salamanca, buena parte de los numerosísimos proyectos musicales existentes son posibles gracias al empeño personal o, con suerte, al apoyo de un “mecenas” melómano. Así lo asegura Juan Carlos Jiménez, líder de La Banda, uno de los grupos locales más consolidados, para quien es “una misión prácticamente imposible” vivir de la música sin el respaldo de alguien “que quiera apostar por ti”.

Tiene otra formación paralela, Jim Brothers & Co., y un trío de blues, Carlos Jiménez Blues Band, y lleva dos décadas tocando y grabando con algunos de los artistas más populares del país. Pero rezuma cierto pesimismo. “Se parte de un inicio en el que no existen apoyos económicos para que este tipo de formaciones puedan echar el vuelo. Esto, sumado a que el público no está acostumbrado a pagar una entrada por asistir a un evento musical y a la dificultad de las salas para lograr licencias para ofrecer conciertos, siempre es necesaria la aportación de un mecenas”, explica el músico, que acaba de producir el disco de la banda salmantina BNDR, costeado “mediante crowdfunding y con aportaciones privadas de los miembros del grupo”.

El disco de Rutina también es fruto del empeño personal de Manu y Álvaro, que entre los meses de enero y junio del pasado año vino cada semana desde Madrid, donde trabaja como profesor de inglés, para grabar los temas de Prioridades.

“Tomar las riendas del proyecto lleva su tiempo y supone mucho esfuerzo, también económico. Ha sido un proceso lento, pero hemos decidido hacerlo nosotros porque, teniendo la capacidad, involucrar a más personas resulta más complicado”, cuenta Manuel Gómez, profesor de guitarra en la escuela Musicay. Él es algo más optimista. “En Salamanca estamos en un buen estado musical. La oferta es muy variada, hay muchas bandas y muy buenas, y muchos bares apuestan por la música en directo, así que puedes tocar en bastantes sitios. La principal dificultad es que tienes que currártelo mucho para llegar a más personas”, sostiene.

Pasión por la música

El grupo de música Folk On Fusion
Los miembros de Folk On Fusion, durante un ensayo

Mientras, para Fernando Jiménez, de Folk On Fusion, la experiencia está resultando positiva. Es cierto que este grupo que completan María Palacios y Natalia Palencia y que interpreta “músicas del mundo” nació “sin más pretensiones que la de compartir nuestra pasión por la música, casi como un hobby”. Pero la acogida ha sido tan sorprendente que hace unos meses hicieron una apuesta más seria y vieron que les apetecía seguir y tener un repertorio en “el que vamos incluyendo temas propios”. Ya han ofrecido dos conciertos y han grabado un par de temas para la ambientación musical del grupo Lombó Teatro.

“La cosa avanza, pero por nuestras circunstancias familiares -todos tienen hijos y cuidarlos es su máxima prioridad- nuestro ritmo es muchísimo más lento, así que de momento nos dedicamos a disfrutar del día a día”, señala. En cuanto a la escena musical en Salamanca, piensa que no es mala, ni siquiera comparándola con Madrid, de donde vino hace siete años.

“Es cierto que en Madrid hay de todo, todos los días, pero la accesibilidad es mucho menor. Encontrar un sitio para ensayar o tocar no es difícil, pero las condiciones son mucho más complicadas”, indica. Durante un año, Fernando Jiménez tocó con Lulú & The Rockets, que ganó en 2015 el premio del FÀCyL, lo que les permitió actuar al año siguiente en la mismísima Plaza Mayor de Salamanca. “No sé si en todas las ciudades los grupos tienen esa

oportunidad”, sugiere el músico, que añade: “Como melómano he disfrutado mucho de la música en la ciudad en estos años, como espectador y como músico, aunque es una opinión muy personal, claro”.

grupo peñarandino Toseka
Joaquín Pinto, vocalista de Toseka.

Por su parte, Joaquín Pinto Bruno, profesor de música, vocalista del grupo peñarandino Toseka y bajista del nuevo grupo indie pop Surcando Bares, cree éste es “un sector muy difícil, no ya para triunfar, sino para vivir de ello, y muchas veces acaba relegado a un hobby”. No solo en Salamanca”, donde existe, apunta, “una cultura musical viva”, muchas veces alimentada gracias a apuestas y esfuerzos personales. “Yo no creo que la escena musical tenga que sostenerse con fondos públicos, y no es tanto una cuestión de dinero, pero sí se echa de menos un mensaje de apoyo más decidido que dé la impresión de que realmente importa y se cuida”, expone.

APOYO MUNICIPAL

El Ayuntamiento de Salamanca presta su apoyo a los grupos de música locales favoreciendo su participación en una decena de programas. Según la última memoria disponible, más de 70 bandas participaron en 2015 en estas iniciativas, entre las que se incluyen el Ciclo Sala B del CAEM, el Festival TresAcordesFest, el Concierto de las Hogueras, MasClásica o Plazas y Patios, así como el programa de Ferias y Fiestas, los conciertos didácticos o el ciclo Navidad Polifónica. Además, en colaboración con la Asociación de Empresarios de Hostelería, se desarrolla el programa Salamanca de Noche, con 26 conciertos en 2015.

Contenido relacionado

 

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*