“No queremos que a los Mossos les bajen el sueldo, sino igualar el nuestro”

Edmundo Cillero | Portavoz de Justicia Salarial Sindical (Jusapol)

Guardia civil por vocación familiar, entró en el Cuerpo a los 19 años. A sus 36, Mundy lucha desde Jusapol (Justicia Salarial Policial) para lograr que guardias civiles y policías nacionales ganen lo mismo que mossos d’Esquadra y ertzainas.

La equiparación salarial con las policías autonómicas es una demanda antigua…

La equiparación es una de las demandas que siempre se han querido lograr, y tanto sindicatos de la Policía Nacional como asociaciones de la Guardia Civil la han incluido entre sus reivindicaciones. Pero cuando realmente se ha hecho fuerza y se han empezado a lograr cosas es ahora, gracias a la unión de los dos Cuerpos, porque antes iba cada uno por su lado, y por separado se hace menos fuerza.

¿Cómo surgió la plataforma Justicia Salarial Policial (Jusapol)?

Fue el año pasado, hace ocho meses, a iniciativa de unos compañeros de la Policía Nacional de Palencia, que empezaron a promover a través de las redes sociales la unión entre la Policía Nacional y la Guardia Civil. Poco a poco el movimiento fue creciendo y ahora mismo somos muchísimos, no sólo por los asociados en sí, sino también por el apoyo que estamos obteniendo. La manifestación de Madrid ya fue histórica, pero ver el despliegue que hubo en la de Barcelona realmente me emocionó. Había compañeros de Melilla, de Ceuta, de Canarias… Personas que habían pedido días de vacaciones o de asuntos propios, que habían cogido vuelos y barcos para estar allí. Desde Salamanca conseguimos mover dos autobuses y medio para la de Madrid, y a la de Barcelona nos desplazamos cerca de 50 compañeros, aunque muchos se quedaron en tierra por distintas circunstancias, no porque no quisieran ir. Hicimos el viaje de ida y vuelta en un día y fue una ‘paliza’, pero la experiencia vivida compensó el esfuerzo.

“Hay una diferencia de 600 euros mensuales de media entre un mosso d’Esquadra que acaba de empezar su carrera profesional y un guardia civil o un policía nacional en la misma situación”

Y ahora vais a trasladar la movilización al resto de provincias…

Eso es. Se han programado con la idea de buscar el respaldo de los compañeros de las provincias cercanas. El 16 de febrero será en Salamanca, frente a la Subdelegación del Gobierno, seguramente a las 12:00, aunque la hora está por fijar.

Queréis extender el ‘clamor’ por la igualdad salarial por el país…

Eso es. Hasta llegar a la última manifestación, que sería en Madrid, y que creemos que superará a la anterior en movilización, aunque también esperamos que no se lleve a efecto, porque eso significaría que se ha llegado a un acuerdo.

Para que se entienda vuestra reivindicación, ¿de qué diferencia salarial estamos hablando?

Los cálculos demuestran que hay una diferencia de 600 euros mensuales de media entre un mosso d’Esquadra que acaba de empezar su carrera profesional y un guardia civil o un policía nacional en la misma situación de partida.

¿Y el trabajo es el mismo?

Sin menospreciar la labor de los Mossos d’Esquadra y Ertzaintza, la Policía Nacional y la Guardia Civil tienen muchas más competencias y especialidades, porque son efectivos nacionales, mientras que los otros Cuerpos son autonómicos. Y es que, además, esa diferencia salarial la paga el Ministerio del Interior, no es que el corra a cargo de las arcas autonómicas o municipales. Igual un ayuntamiento se puede permitir el lujo y pagar a su Policía Local lo que quiera, pero aquí los fondos salen del mismo sitio, del Ministerio del Interior. De ahí nuestra indignación, porque todo sale de las mismas arcas y ellos cobran mucho más que nosotros. Es como si unos padres tuvieran dos hijos de la misma edad y a uno le dieran una paga de 10 euros y al otro de 5.

“Es como si unos padres tuvieran dos hijos de la misma edad y a uno le dieran una paga de 10 euros y al otro de 5”

¿Qué respuesta habéis recibido por parte del Gobierno?

El 16 de enero hubo una reunión entre el ministro del Interior, José Ignacio Zoido, y los representantes de los sindicatos de la Policía Nacional y las asociaciones de la Guardia Civil en la que en principio pareció que se había llegado a un acuerdo, pero no. Era un acuerdo de intenciones en el que había que puntualizar bastantes aspectos. Entre ellos, el recogido en un punto en el que se contemplan 1.500 euros repartidos en tres años para la equiparación, a razón de unos 500 millones por año, pero se establece como una cuantía máxima, es decir, que se fija un máximo, pero no un mínimo, lo que abre la puerta a que con la excusa de la economía o cualquier otra al final se queden, por ejemplo, en 500 millones de euros en total.

Después de tantos años oyendo promesas, ¿os ha sonado a ‘papel mojado’?

El primer compromiso firme fue el 30 de marzo de 2009, cuando el PP, durante su campaña electoral, se comprometió a la equiparación total de los salarios con los de las policías autonómicas. Desde entonces llevamos oyendo promesas de equiparación. Y nada. Es más, en 2010, como consecuencia de la crisis, a todos los funcionarios nos bajaron el sueldo un 5%, entre comillas, porque la bajada oficial no incluía las pagas, por lo que en el caso de la Guardia Civil se convirtió en más de un 7%. Más tarde, en 2012, a todos los funcionarios nos quitaron la famosa paga de Navidad, que luego nos devolvieron. Teníamos seis días de asuntos particulares, nos quitaron tres y luego nos devolvieron dos, por lo que nos quedamos con uno menos. Los recortes han sido de continuo.

Es decir, que además de la desigualdad laboral existe una pérdida de derechos laborales…

Continua. De hecho, otro de los puntos del aparente acuerdo, y que hizo mucho daño, es que a cambio de ese máximo de 1.500 millones tendríamos que renunciar a ciertos derechos socio-laborales. Sería una cosa por la otra. Asumir recortes en todos los derechos por los que han luchado nuestros padres y abuelos y por los que hemos luchado nosotros durante tantos años, como ISFAS, las casas cuartel y la turnicidad en el caso de la Guardia Civil y MUFACE, segunda actividad y acción social en el de la Policía Nacional.

En definitiva, lo que propone el Gobierno es darlo por un lado, pero quitarlo por otro…

Exactamente. Pero los derechos socio-laborales no se tocan. Además, estamos un poco molestos porque en las reuniones no han contado con la asociación, a pesar de ser la plataforma que realmente ha hecho fuerza mediante la movilización de todos los compañeros. Pero Jusapol no aceptará nada que no sea la equiparación total, sin pérdida de derechos laborales.

Una de las pulseras con las que Jusapol ha obtenido colaboraciones solidarias para sufragar parte de los gastos de los desplazamientos.

Surgís como una plataforma independiente y apolítica, pero vuestras movilizaciones se desarrollan en un momento en el que los Mossos d’Esquadra están en el ojo del huracán y su popularidad, muy ‘tocada’ por la llamada “crisis catalana. Habrá quien os acuse de aprovechar la situación…

Jusapol surgió antes de lo que ha sucedido en Cataluña, no ha nacido a raíz de eso. Lo único es que nuestra acción más fuerte ha coincidido en las fechas. Además, nosotros pedimos que la equiparación salarial sea al alza, no que a ellos les rebajen sus sueldos. No queremos lo peor para ellos, queremos lo mejor para todos. Que ellos mantengan los derechos que tienen adquiridos y que nosotros nos igualemos a ellos.

¿Sentís que no se reconoce lo suficiente el trabajo que realizáis y el riesgo que asumís a diario?

La población valora mucho nuestra labor, no tenemos queja. De hecho, estamos notando su apoyo en nuestras movilizaciones, incluso lo vimos en Barcelona, donde está la cosa tan tensa a nivel político, y eso es muy bonito. Desde las instituciones todo son felicitaciones por el trabajo que realizamos, pero eso no lo vemos reflejado en el sueldo.

¿Tenéis alguna otra demanda laboral o Jusapol es una asociación ‘condenada’ a desaparecer si se logra la equiparación salarial?

Ojalá desapareciera. Está claro que existen otras muchas deficiencias a nivel profesional. La diferencia en cuanto a material y a la seguridad individual de cada agente con respecto a los Mossos y a la Ertzaintza es un mundo, por ejemplo. Pero Jusapol se creó para pedir la equiparación salarial, y no entramos en otras cuestiones.

Personalmente, ¿por qué decidiste vincularte a Jusapol?

Yo soy de la tercera generación de guardias civiles en la familia. Mi abuelo fue guardia civil y mi padre también, al igual que mi tío, mi primo… Obviamente, es un mundo que he vivido desde pequeño. Mi madre es ama de casa, como tantas otras, y desde crío ves que el sueldo de un guardia civil es lo que hay. Yo no veo esta mejora salarial como algo del presente, sino como algo de futuro, porque quiero lo mejor para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

¿Cómo se ve entre los mandos este movimiento de protesta?

Tenemos su apoyo, porque también están afectados, así que obviamente también quieren lo mejor para ellos.

¿Tienes la esperanza de lograr la igualdad salarial, de que esta vez sea la definitiva?

Digamos que tengo un optimismo contenido. Creo que nunca hemos estado tan cerca de lograrlo. Por eso siempre animo a los compañeros y les digo que no se rindan, porque estamos más cerca que nunca de lograr la equiparación salarial, y por eso tenemos que hacer más fuerza que nunca. No tanto por el presente, sino por el futuro.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*