“Hay que cambiar la idea de que subimos al ring a partirnos la cara”

Marta Egido Espinoza | Campeona mundial 'amateur' de muay thai

Marta Egido, campeona amateur de muay thai
Marta Egido debutará como peleadora profesional de muay thay el próximo 13 de mayo.

La salmantina Marta Egido debutará como peleadora profesional de ‘muay thai’, un arte marcial tailandés, el próximo 13 de mayo en el pabellón de Alamedilla. En Salamanca, este deporte de contacto gana aficionados y ya lo practican cerca de medio centenar de personas de todas las edades.

¿Qué es el muay thai?

Es un arte marcial milenario originario de Tailandia que también se conoce como boxeo tailandés o “el arte de las 8 extremidades”. Y es también un deporte de contacto.

¿Y se puede practicar aquí, en Salamanca?

Sí, aquí tenemos la escuela Narai Wakinyan. Somos unos 50 y entrenamos en el club de boxeo El Zurdo y en el gimnasio Nirvana.

¿Tú como empezaste?

Practicaba kickboxing antes y Nuno da Rocha, que dirige la escuela, me insistió para que probara el muay thai, y ya llevo 4 años. Me parece mucho más completo, con más técnicas, se permite todo, golpes con puños, codos, rodillas… menos en las zonas sensibles.

En tu caso personal, ¿qué sacas de este deporte?

De pequeña era muy miedosa, no me subía ni a los columpios. Practicar muay thai me ha servido para confiar más en mí misma, para estar bien físicamente, para dejar atrás esos miedos, para confiar.

El año pasado, en Stuttgart, te coronaste “Campeona del mundo amateur de Muay Thai en la categoría de menos de 52 kilos”…

Fue muy emocionante estar con deportistas de artes marciales de tantos países. Me emparejaron con una chica panameña y nos jugamos el título a combate único.

¿Qué diferencia hay entre amateur y profesional?

Como profesional sólo llevas guantes, en cambio, como amateur llevas más protecciones. Yo empecé hace dos años y medio con peleas amateur, la mayoría fuera, en Madrid, en Toledo, sólo una vez competí en Salamanca. Y ahora voy a debutar como profesional.

El 13 de mayo a las 18:30 en el pabellón de La Alamedilla…

Sí, es mi gran sueño.

Marta Egido Espinoza, campeona de muay thai
La salmantina Marta Egido.

¿Algún otro?

Ir a Tailandia a competir, pero antes hay que reunir dinero suficiente. Aquello es otro mundo, es la cuna del muay thai, que es el deporte nacional, y allí los peleadores buenos se ganan muy bien la vida. En España sería imposible vivir de esto, por eso yo también estoy estudiando.

¿Cómo te preparas para un combate como éste?

Escucho música antes y me tumbo en una colchoneta para descansar el cuerpo. Luego, en el ring, mi hermana, que es mi asistente, me echa un líquido para calentar los músculos, como un Reflex, pero de Tailandia. Hablo con mi entrenador para tranquilizarme y repaso la estrategia, porque es muy importante estudiar al rival antes. Son peleas muy difíciles porque usamos todas las extremidades.

¿Hay que cuidar también la alimentación?

Fundamental. Tienes que competir en el peso adecuado y la mejor forma de mantener los kilos a raya es con una buena alimentación porque la parte física ya la cuidamos con los entrenamientos. A veces es un sacrificio, yo lo reconozco, por ejemplo cuando sales con tus amigos y ellos se piden cervezas y pinchos y tú agua y algo con lechuga. Pero compensa.

Entonces, la clave del muay thai está en…

Para mí primero la mente, después el físico y por último la técnica. Ser peleador profesional exige no menos de 10 horas de entrenamientos a la semana. Son muchísimas las técnicas para aprender.

¿Qué opina tu familia?

Al principio les chocó, igual que a mis amigos, porque tenían la idea de que me iban a partir la cara, pero van entendiendo que es un deporte de contacto en el que se enfrentan dos deportistas en igualdad de condiciones. Algunos prefieren no verme en el ring de momento, pero avanzamos.

Hablando de ideas preconcebidas, ¿por qué nos salta en la cabeza la palabra violencia cuando vemos artes marciales como ésta?

Yo creo que es porque la gente no entiende, para empezar, que subimos al ring con conocimiento de causa, que antes nos hemos preparado a conciencia en el gimnasio y que los dos peladores sabemos defendernos y atacarnos. Y sobre todo, que es un deporte con una ética y unas normas de cortesía inquebrantables. Quizás la visión negativa, esa idea de violencia, tiene que ver más con espectadores que se olvidan de que éste es un gran deporte y emplean un lenguaje muy inapropiado, y violento, del tipo “mátala, destrózala, acaba con ella”. El muay thai no es así.

Convence a esas personas…

Que piensen un momento en una cosa… en cómo acabas de magullado en deportes como el fútbol, sí como el fútbol, o el rugby.

Entonces es un deporte totalmente recomendable…

Claro, y para cualquier persona. En nuestra escuela hay gente muy normal, con diferentes profesiones, de edades muy variadas, tenemos hasta niños, y no todos compiten. Puedes optar por la vertiente más tradicional. Esta opción va más encaminada a conocer en profundidad los niveles del muay thai, que se llaman khan, a formarse para ser instructor o maestro, por ejemplo, o simplemente a entrenar porque te gusta. Queremos que se conozca este deporte tal y como es.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*