“Cualquier dibujo y escrito en la calle es mejor que los anuncios publicitarios que nos invaden”

Michelangelo Marra (NSN997) | Ganador del VI Concurso Galería Urbana

La obra ganadora del Concurso Galería Urbana de Zoes
Michelangelo Marra, frente a la obra ganadora, 'Extracción de la piedra de la locura'.

Hace unos días, se alzó con el primer premio del VI Concurso de Galería Urbana del Barrio del Oeste como representante del Colectivo NSN997. Su dibujo, Extracción de la piedra de la locura, ubicado en la calle Palacio Valdés, ya forma parte de la particular colección que muestra el museo al aire libre del barrio del Oeste. El italiano Michelangelo Marra, alias Duerama, afincado en Madrid desde hace algunos años, da forma a su creatividad a través de la ilustración, el diseño gráfico, la pintura y otras manifestaciones, pero el arte urbano sigue siendo su vehículo preferido para la manifestación artística, porque le permite expresarse “con libertad e inmediatez”.

¿Qué ha supuesto para ti ganar el Primer Premio del VI Concurso de Galería Urbana del Barrio del Oeste?

Para mí ser seleccionado ya era un premio. Ganar ha sido un honor.

¿Ha sido la primera vez que el Colectivo NSN997 ha participado en el concurso?

Sí.

¿Qué mensaje esconde la obra Extracción de la piedra de la locura?

La verdad es que he intentado hacerlo lo más claro posible. Me he inspirado en el lienzo de Van Hemessen (1550). Mi obra es una alegoría sobre la loca idea del dinero que nos une. La figura del doctor representa la sabiduría, la filosofía, en la frente tiene una llama que representa la fuerza del intelecto. La salida desde el paradigma actual es necesaria pero, por cierto, no es indolora.

¿Has tenido la oportunidad de ver el trabajo de otros artistas participantes? ¿Qué te parece?

He conocido a todos los participantes la tarde del viernes al lado de sus obras. Me han encantado las de Digo Diego y de Decoma.

¿Seguirás aportando obras a la colección del barrio del Oeste?

Ojalá.

El barrio del Oeste de Salamanca se ha transformado en un auténtico museo al aire libre por el que pasan a diario los vecinos de la zona, que incluso ceden sus garajes como lienzos. ¿Qué opinas de este proyecto y de sus resultados?

Una de las cosas más bonitas me la enseñó Timy, alias Decoma: una pared donde la comunidad de vecinos ha borrado todos los garabatos y ha quedado una pequeña obra de street art, una niña que mira su reflejo. Esta consciencia y valor que se da al street art en el barrio del Oeste de Salamanca nunca lo había visto.

Empezaste a pintar cuando eras adolescente. ¿Qué ha ocurrido para que el grafiti deje de ser considerado vandalismo y se reconozca como arte urbano?

Desde el comienzo, los grafiti de Nueva York acabaron en las galerías, con una operación muy lista de Andy Warhol, y ahora conocemos todos a Harring y Basquiat. Sigue siendo así desde siempre. Para mí los grafitis han sido siempre la posibilidad de expresarme con libertad y inmediatez. En las paredes de las galerías y en las de la calle podemos encontrar, de la misma manera, dibujos tontos y obras maestras.

¿Crees que el reconocimiento de estas creaciones callejeras como verdaderas obras de arte le ha restado rebeldía a esta forma de expresión artística?

El arte en sí no puede ser rebelde. Lo rebelde es el pensamiento, y el arte puede ser un medio para las ideas.

Francesco Minopoli, Michelangelo Marra y Roberto Norelli, del Colectivo NSN997.

¿Cuál es la filosofía de trabajo del Colectivo NSN997, al que perteneces?

Lo que intentamos con nuestro trabajo es crear una colección de pequeños gestos que hablan de la revolución silenciosa que actualmente se desarrolla en nuestra sociedad, que se agrupan a modo de manual de buenas prácticas e ideales a las que una parte de nuestra generación aspira. Arte urbano entendido como una reflexión a través de un trabajo en el escenario público que desarrolla un razonamiento sobre el valor de lo público.

Ilustrador, diseñador gráfico, artista de cómic, pintor… ¿Qué te aporta el arte urbano que no hagan estas otras expresiones artísticas a las que también te dedicas?

Todas están muy relacionadas. Intento siempre mezclar las experiencias y los lenguajes. El arte urbano tiene sus peculiaridades, pero sigue siendo un medio, todavía mi preferido.

¿Es fácil vivir del arte en estos momentos?
No.

Habéis pintado en los muros de ciudades como Nápoles, Milán, Padua, Madrid… ¿Hay diferencias entre países o ciudades a la hora de trabajar?

Muchísimas. Por ejemplo, en Milán, como en Madrid, algunos alcaldes han hecho de la lucha contra los grafitis una de las claves de sus políticas. Por el contrario, en Valencia he pintado una vez y es el paraíso del arte urbano.

Los miembros de NSN997, trabajando.

¿El arte urbano es siempre reivindicativo o comprometido?

En cierto sentido sí. Yo pienso que cualquier dibujo y escrito en la calle es mejor y contrasta con los anuncios publicitarios que nos invaden.

¿Qué es lo que te inspira a la hora de plantearte un nuevo trabajo?

Lo primero es el contexto. La pared y sus entornos. Después, cada vez la idea surge de manera distinta. Nos ponemos los tres y desde una charla empezamos a dibujar.

¿Cuál es tu proyecto soñado como artista?

Dibujar una nueva revolución.

 

Galería:

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*