“Cada concierto me sirve para cargar la maleta de experiencias”

Raúl de Dios | Acordeonista, investigador, profesor...

El músico Raúl de Dios.

Raúl de Dios es uno de los músicos con más proyección de la región y uno de los acordeonistas más brillantes de nuestro país. Alegre y apasionado, fomenta la música popular con las canciones que ha aprendido de los abuelos, a las que muestra el mayor de los respetos, aplicando nuevos acordes que hacen bailar a todos los que acuden a sus conciertos.

Acabas de participar en el Festival Intercéltico de Sendim, de Miranda do Douro, ¿cómo te ha ido?

Ha sido espectacular. Representar a Salamanca en un festival al que han acudido en otras ediciones artistas de la categoría de Hevia o Carlos Núñez es un orgullo. Llevé un repertorio pensado para ese público y la acogida fue tremenda, disfruté y sentí como los espectadores disfrutaban también. Toqué un acordeón típico de la zona y también hice la presentación en portugués a través de una grabación.

Tu trabajo como músico, investigador y, sobre todo, amante de las tradiciones empieza a dar frutos y ser visible y reconocido.

Sí, después de muchos años de formación e investigación, comienza a ser visible. Estoy contento, porque he luchado muchos años para que la música tradicional ocupe el lugar que le corresponde, que se aprecie y se disfrute y, al final, ésa es la mejor recompensa que puedo tener. Cuando subo al escenario y compruebo que el público vibra, se divierte y canta las canciones… es una gratificación enorme.

¿Crees que la música tradicional de la provincia tiene el lugar que se merece?

No, creo que sólo sobrevive como reducto en algunos pueblos, los jóvenes prefieren otras músicas, ritmos más modernos. Sin embargo, la provincia de Salamanca es muy rica en tradiciones, y ahí incluyo la música, por la propia orografía del terreno. Cada comarca ha sabido contener una cultura propia, distinta a la de otras comarcas. Tenemos suerte, porque contamos con un legado enorme y no se debe perder. Para ello es importante que quien la difunda la conozca de verdad, la haya estudiado de forma teórica y también práctica, visitando los pueblos, hablando con sus gentes, escuchando sus recuerdos… Muchos investigadores desconocen lo que ocurre realmente en los pueblos. Esa desconexión entre la teoría y la práctica es lo que está fallando y lo que provoca que la música no llegue a la gente.

Sin embargo, no son muchos los músicos que realizan esta labor de forma profesional…

De forma profesional lo hacemos solo unos pocos. Me gustaría que fuésemos más para que llegara más público y así poder difundir las tradiciones musicales con más intensidad y que calara en la población su importancia.

En tus conciertos, en tus videoclips… cuentas historias, hablas de las gentes que viven en los pueblos, de sus preocupaciones.

Sí, creo que es una misión que tengo que desarrollar. Que mi música transmita emociones, preocupaciones, vivencias. La música es un vehículo transmisor de emociones, la necesitamos para soltar y compartir lo que llevamos dentro.

Asociamos la música tradicional de Salamanca con la gaita y el tamboril; sin embargo, el acordeón no es un instrumento que vinculemos a las canciones populares…

Pues es curioso, según se recoge en los archivos de los pueblos, el acordeón aparece amenizando el cancionero popular a la vez que la gaita y el tamboril. Sin embargo, es cierto, no ha pervivido en el tiempo como los otros instrumentos.

¿Por qué elegiste este instrumento?

En realidad fue por casualidad. Cuando entré en la Escuela Municipal de Música Santa Cecilia, siendo un niño, fue el instrumento que me tocó por sorteo y mi madre decidió que aprendiera a tocarlo. Yo había comenzado con la guitarra en Santa Marta, donde pasé parte de mi infancia.

¿Esto de la música te viene por tradición familiar?

No, no, para nada. Mis padres se dedicaban a otras profesiones. Sin embargo, es cierto que mis padres son muy animados, enseguida se meten en la fiesta. Por otra parte, mi abuela conoce muchas canciones populares y gracias a ella me familiaricé con letras de temas tradicionales.

¿Guardas tu primer acordeón?

Por supuesto. Como oro en paño. Tengo nueve acordeones. Son instrumentos muy caros porque son completamente artesanales. Su mantenimiento también es complicado, pues están compuestos por multitud de piezas. Cuando tengo algún problema, me veo obligado a enviarlos a Pamplona o San Sebastián, que es donde están los mejores talleres.

Además de músico, compositor, investigador… eres maestro. ¿Llevas el acordeón al aula?

Claro. En este sentido tengo mucha suerte, como profesor de Música tengo la oportunidad de fomentar la música tradicional a las nuevas generaciones. Además, desde que mi nombre empieza a sonar familiar, los niños me escuchan con más admiración y siento que cala lo que les cuento. Los conciertos me sirven para cargar la maleta de experiencias y llevarlas a las aulas de mis alumnos.

El fuelle del charro, tu primer disco, ha triunfado allí donde lo has interpretado, ¿para cuándo el segundo?

Estoy trabajando en ello. Va a ser una adaptación de canciones populares de Salamanca y también alguna canción propia. Dar forma a un disco lleva mucho tiempo y la verdad es que no dispongo de ello, con las clases en invierno y, en verano, con los conciertos. Mi objetivo es componerlo a lo largo de 2018 para estrenarlo en 2019.

¿También tienes pensado presentarlo fuera de España como El fuelle del Charro?

Bueno, aún está por definir, queda mucho trabajo por hacer, aunque en esta ocasión me gustaría presentarlo en Salamanca.

En la capital podremos verte en una nueva edición del Encuentro de Acordeonistas…

Eso es, el próximo 10 de septiembre, dentro del programa de Ferias y Fiestas de Salamanca, en la plaza de Carmelitas tendrá lugar la cuarta edición de este evento, que me encargo de organizar y en el que también participo con mis canciones.

2 Comments

  1. Un maestro transmisor del cancionero salmantino y con un instrumento musical diferente que se adapta a cualquier estilo musical.
    Cada uno de sus conciertos diferente al anterior

  2. Un maestro transmisor de la música salmantina con un instrumento musical diferente que se adapta a cualquier estilo musical.
    De los nuestros el mas grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*