Compañía por alojamiento: el trueque perfecto

El programa de Alojamientos Compartidos de la Universidad de Salamanca, Ayuntamiento y Junta de Castilla y León, facilita la convivencia intergeneracional entre estudiantes y mayores que viven solos

Amelia Santos (izquierda) y Marlen Palma en el salón de la casa de la primera, que comparten durante el curso.
Amelia Santos (izquierda) y Marlen Palma en el salón de la casa de la primera, que comparten durante el curso.

Marlen necesitaba una casa donde vivir durante su estancia en España. Tiene 28 años y realiza un máster sobre Estudios Avanzados de Historia. Ha venido de México, de Oaxaca, para ser exactos, para ampliar sus estudios en Salamanca.

Marlen Palma y Amelia Santos.
Marlen Palma y Amelia Santos.

Amelia, su compañera de piso, es una mujer de 87, absolutamente independiente y moderna; pero a la que no le gusta la soledad. Se conocieron a través del servicio de Alojamientos Compartidos de la Universidad de Salamanca. “Cuando llegué a esta ciudad, la Universidad me brindó diferentes posibilidades para residir. Compartir piso con una persona mayor era una de ellas”, relata la estudiante. Por su parte, Amelia ya había participado en experiencias similares con otras jóvenes “siempre he tenido mucha suerte con las chicas. Han sido muy cariñosas y son, porque con la mayoría sigo manteniendo una bonita amistad y comunicación habitual”, comenta la veterana. En su caso, confiesa, “tiene mucho que ver mi hija, que es la que siempre me anima a compartir la casa”.

 “Lo que busco es una persona responsable y ordenada. Las facturas, no tienen importancia”

Marlen y Amelia tienen una peculiar alianza: compañía por alojamiento. No hay dinero de por medio. “Lo prefiero así. En otras ocasiones hemos compartido los gastos de luz, agua, etc; sin embargo, lo que busco es una persona responsable y ordenada. Las facturas, no tienen importancia”.

“Si no hubiera sido por esta posibilidad, yo no podría continuar mis estudios en España, pues no tengo ninguna beca. Gracias al alojamiento compartido, me planteo realizar el doctorado en Salamanca”, aclara la mexicana y sonríe cómplice su compañera, que desea que se quede el máximo de tiempo posible.

Cada una, eso sí, prepara sus comidas “el picante no me va”, comenta Amelia. Juntas van a hacer la compra y también salen a tomar algo. “A veces nos juntamos con mi hija, que vive aquí, al lado, y el otro día, vino a visitarnos otra de las estudiantes que vivió en la casa. Fuimos todos a comer fuera”, relata orgullosa Amelia.

“Ella se convirtió en mi familia”

Marlen Palma y Amelia Santos.
Marlen Palma y Amelia Santos.

El secreto de la convivencia es el contacto continuo y la tolerancia. “Cada uno tenemos nuestras peculiaridades. Debemos respetarnos, nada más”. De esta manera, las dos mujeres, con una diferencia de edad de 60 años, han logrado establecer un vínculo casi familiar. “Estoy muy lejos de mi casa y, cuando vine, no conocía a nadie, así que ella se convirtió en mi familia”. “Ahora hablo más con ella por Whatsapp que con mi propia abuelita”.

Y es que esta relación las ha llevado a protegerse y a velar la una por la otra. Utilizan el teléfono móvil para comunicarse, sobre todo por Whatsapp: “Amelia maneja bien el teléfono y tiene su propio ordenador”, comenta la joven; aunque la veterana pasa por alto este punto y recala en su afición por las manualidades.

Las dos mujeres son un ejemplo y modelo de convivencia intergeneracional, donde reina el respeto y el sentido común. La Universidad de Salamanca y las instituciones regional y local hacen posible esta opción a través del Programa Alojamientos Compartidos.

NOVEDAD
El Servicio de Asuntos Sociales de la Universidad de Salamanca ofreció por primera vez este programa en el curso 2005-2006, un proyecto de convivencia, fruto de la colaboración entre la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León, la Universidad de Salamanca y el Ayuntamiento. Desde entonces, se han desarrollado 120 convivencias.

OBJETIVO
El objetivo del programa es facilitar el alojamiento a estudiantes universitarios en el domicilio de personas mayores, con el fin de promover la convivencia intergeneracional a través de la oferta de un alojamiento familiar a los universitarios, como del acompañamiento a las personas mayores para evitar situaciones de soledad y aislamiento.

MAYORES DE 60
El programa está dirigido a personas mayores de 60 años, que residan en Castilla y León y estén interesadas en iniciar un nuevo tipo de convivencia y compartir su experiencia con el estudiante; así como, a los estudiantes de las universidades públicas de Castilla y León que deseen aprender de las vivencias de las personas mayores y obtener con ello una oportunidad de crecimiento personal.

Amelia Santos y Marlen Palma.
Amelia Santos y Marlen Palma.
Más información:
intergeneracional.sas@usal.es
Tel.: 923 294500. Ext. 3070
666551017
Patio de Escuelas, 3, 2ª planta
web: sas.usal.es

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*