Cuatro décadas haciendo barrio y, ahora, celebrándolo: Comuneros está de fiesta

Las fiestas del distrito Los Comuneros y Alto del Rollo se extenderán hasta el día 11 de septiembre. Esta tarde, espectáculos para niños en el parque Picasso y la plaza de la Florida

El grupo de baile que participa en los espectáculos de danza del vientre programado con motivo de las fiestas.

Los vecinos del barrio del Alto del Rollo y Los Comuneros están de fiesta. Las celebraciones de esta zona de la ciudad se adelantan a las Ferias y Fiestas e incluso, llegan a solaparse con la programación en honor de la Virgen de al Vega. De hecho, el lunes, día 11, la asociación Vecinos del Rollo Los Comuneros aportará al programa festivo de la ciudad un espectáculo de baile, que tendrá lugar en el parque de La Alamedilla. Será a las 20:00 y si se acerca podrá disfrutar de un número de tango a cargo del bailarín Adolfo Pinto y otro de danza del vientre, con Judith Cascón.

Pero esta edición de las celebraciones en el  barrio del Rollo no es una más. Y es que  el colectivo vecinal cumple años. Nada más que y nada menos que 40. Fue en 1977 cuando un grupo de jóvenes que vivían en la parte superior de la zona de El Rollo, decidió dar el paso de formar una agrupación para reivindicar mejoras para los vecinos. “Hay que recordar que en aquella época, la mayor parte de las calles eran un lodazal, no había iluminación y faltaban los servicios mínimos”, comenta Marisa, actual presidenta de la agrupación.  Las riendas de aquel primer grupo las tomó Rufo Crespo, un “luchador”, asegura Martín, al que le tocó trabajar por en barrio en un momento complicado, en plena Transición.

“En los años 70 el barrio carecía de los servicios mínimos. Incluso la avenida de Los Comuneros estaba sin asfaltar y tampoco tenía iluminación”

Numerosos han sido los momentos importantes que ha vivido este colectivo, que también ha sufrido sus etapas de crisis, siempre en función de la implicación de los habitantes de la zona. De esos momentos destacados, Marisa recuerda cuando se vieron obligados a cortar la avenida de Los Comuneros, “fue una medida ne ‘extremis’, nada más arrancar a funcionar la asociación, para conseguir los servicios mínimos en la avenida de Los Comuneros, que estaba sin asfaltar y sin iluminación. Gracias a aquella movilización se atendieron sus demandas y se dotó de los servicios mínimos a una de las arterias principales del barrio”.

También ha quedado en la hemeroteca otra sonada movilización. Tuvo lugar en la glorieta del Alto del Rollo hace solo unos años, “cientos de vecinos salimos a la calle, movidos por la agrupación para protestar por la retirada del la Línea 2 del transporte urbano del distrito. La participación fue masiva y también en esa ocasión las autoridades municipales entendieron la importancia de mantener ese recorrido”, argumenta la presidenta quien aprovecha para recordar que la modificación de la línea 12 no es acertada y que daría mucho más servicio el trazado anterior.

Nada tiene que ver, afortunadamente, la situación del barrio en la actualidad con la de los años 70. A falta de algunos flecos, la vida en el barrio se ha facilitado notablemente. “Me gustaría, sin embargo, recordar que todavía hay alguna calle sin aceras, como María la Brava, que lo único que tiene es una capa asfáltica”, recalca Marisa Martín.

Pero ahora es momento para disfrutar, para vivir las celebraciones, que se extenderán hasta el día 11 de septiembre. Esta tarde, por ejemplo, la plaza de los Comuneros acogerá un espectáculo de malabares a cargo de Pandora Animación y después, esta vez en la plaza de La Florida, actuación de los payasos Pizpita y Panduro. Y es que divertir a los más pequeños es siempre uno de los objetivos de los organizadores.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*