Reclamaciones bancarias

ROBERTO BERNAL, ABOGADO, ESPECIALISTA EN DERECHO BANCARIO Y DE CONSUMO

Los asuntos bancarios y financieros siguen generando muchos problemas al consumidor (créditos, hipotecas, cláusula suelo, IRPH, multidivisa, productos de ahorro e inversión, comisiones, etc); por lo que no está de más recordar algunos aspectos, dado que sigue siendo en la actualidad el sector del que más reclamaciones y demandas judiciales planteamos en defensa del consumidor. Las empresas financieras comercializan numerosos productos y de muy variado tipo, de ahí que para un consumidor medio sea difícil tener conocimiento exhaustivo de todo ello, pues se trata de un sector complejo. Les proporcionamos algunos consejos básicos:

-Si le ofrecen algún producto no habitual para usted, contraste siempre la información que le den en el banco y asesórese con profesionales (abogados especialistas en banca, economistas o una organización de consumidores).

-No firme nada si no está seguro o tiene dudas. No es conveniente firmar con dudas.

-Quédese siempre con una copia del contrato o cualquier documento que firme (por mucha confianza que tenga con el banco o la persona que le atienda). Muchos problemas vienen por ausencia de documentos y contratos.

-Solicite cualquier servicio por escrito, como una cancelación de cuenta, o cualquier disconformidad que tenga.

-Recuerde que la publicidad del banco forma parte del contrato y por tanto es vinculante entre las partes. Hay que guardarla.

-Mire bien los gastos o comisiones que tiene el producto que quiera contratar.

-Compare el producto entre distintos bancos.

-Repase los extractos y recibos que le envía el banco y ante la duda pregunte en su oficina

Respecto a las vías de reclamación que el consumidor puede utilizar ante una entidad bancaria son:

-Presentar o dirigir un escrito a la propia oficinab ancaria.

-Dirigir la reclamación al Servicio de Atención al Cliente de la entidad.

-Acudir al Banco de España o en su caso a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aunque hay que decir que, en la práctica y según nuestra experiencia, no suele servir de mucho. En la mayor parte de las situaciones es mejor acudir directamente a la vía negocial o a la judicial.

-La vía judicial, en estos asuntos bancarios es el mecanismo que mejor está funcionando para defender los derechos de los consumidores. Por tanto, es una herramienta a tener en cuenta.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*