Clásicos del verano desde 1905

Más de un siglo de tradición avala los helados más populares de la ciudad, los de la cafetería Novelty, que siguen elaborándose a diario con la receta original y con ingredientes naturales

Mª Paz Mateos elabora helados y sorbetes en el obrador del Novelty desde hace 15 años.

Visitar las catedrales, encontrar la ‘ranita’ sobre la calavera, pasear sobre el Puente Romano, degustar una tapa de chanfaina o hacerse una foto en la Plaza Mayor son algunas de las tareas “imprescindibles” cuando de hacer turismo por Salamanca se trata. Pero en ese capítulo de “Para no perderse” de la guía turística de la ciudad tampoco faltan otras recomendaciones, como por ejemplo, hacer una parada en el Novelty. En la cafetería más antigua de la ciudad se venden los helados más populares por su elaboración artesanal y gran variedad de sabores.

En cucurucho, tarrina o tulipa de galleta, salen a diario centenares de helados de este mítico establecimiento que abrió sus puertas en 1905, al igual que la heladería, aunque por entonces el obrador de los helados estaba situado en la antigua bodega de Café Novelty, en la calle Doctor Piñuela, donde, según comenta el propietario, Paco Novelty, “allí estaba la fábrica que tenía una máquina de batir, con un brazo, tipo minipimer”.

La fama de estos helados viene de principios del siglo pasado, cuando un lujoso restaurante de la capital comenzó a servirlos como postre en bodas y otros acontecimientos de renombre. Durante medio siglo fueron degustados por miles de salmantinos, hasta 1964, año en el que se cerró la fábrica. En el 72 se recupera la tradición, con un obrador nuevo en la localización actual. Fue entonces cuando incorporaron también los sorbetes.

Desde hace 15 años, la encargada de su elaboración es Mª Paz Mateos, “seguimos un procedimiento completamente artesanal, cada día pasteurizamos la leche en tanques especiales que la someten a temperaturas de 85 grados para bajarla después a 4º. Los ingredientes que se incorporan a la mezcla, creada con la receta original de la casa, son naturales, como la fruta por ejemplo, que se compra a diario para que no pierda sus propiedades.

El consumidor se tendrá que enfrentar a una complicada decisión: 24 sabores de helados de crema y seis sabores en el caso de los sorbetes. Sin gluten, para los intolerantes; sin aceite de palma, para los que siguen las tendencias de consumo; sin azúcar, para quienes están a dieta; y sorbetes exentos de trazas animales, para los veganos… ¿quién puede resistirse?

Novedades

– Cada año se incorpora alguna novedad a las bandejas refrigeradas del puesto de helados del Café Novelty. Este verano se ha sumado a la variedad de sorbetes el de mango. Como el resto, están elaborados con fruta fresca del día.

– En cualquier idioma. Aunque Mª Paz asegura que sigue trabajando para mejorar su nivel de inglés, lo cierto es que hace tiempo que tiene dominado el vocabulario de colores, sabores y preguntas habituales. El problema, cuenta, aparece cuando los extranjeros tratan de pronunciar los sabores en español, “me han ocurrido infinidad de anécdotas. La última, me pidieron un helado de chocolate con arañas. En realidad quería decir con naranjas”.

-Largas colas hasta la noche. No es fácil llegar y comprar. Durante el verano la clientela de la heladería es abundante hasta el anochecer. Entre los consumidores, mucho rostro conocido “aunque soy tan despistada que me doy cuenta de quienes son cuando ya se han marchado. El último, el actor Nacho Guerreros, que encarna al portero y jardinero de la serie “La que se avecina”.

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*