Aplauso unánime a la generosidad

Magdalena Hernández Mediero, pionera del asociacionismo para la lucha contra el alzheimer, se ha alzado hoy con el Premio Solidaridad 2017 de Cruz Roja en una emotiva gala en la que se ha premiado el compromiso individual, colectivo, empresarial, infantil y juvenil

Un momento de la gala, con los candidatos al Premio a la Solidaridad Infantil.

Cruz Roja Salamanca ha vuelto hoy a celebrar la generosidad. Lo ha hecho en una gala, la número 22, que coloca ante los ojos de los incrédulos la prueba de que el mundo merece la pena, a pesar de todo. En el Auditorio Fonseca de Salamanca se conocieron los nombres de los ganadores de los XXII Premios Solidaridad de la organización humanitaria, pero podía haber ganado cualquiera de los 21 candidatos de este año, que con su compromiso y su entrega han demostrado que quien realmente gana gracias a ellos es la sociedad y quienes la integran.

El acto culminó con Magdalena Hernández Mediero alzándose con el Premio Solidaridad 2017, un galardón que coincide con el 30º aniversario de la fundación de la Asociación de Familiares de Alzheimer de Salamanca gracias a su empeño, gracias al que la unión de las familias afectadas por esta enfermedad se fue extendiendo por todo el país tejiendo una importante red de asociacionismo.

Antes de eso, nominados y asistentes a la gala, presentada por la periodista salmantina Elena Salamanca, fueron conociendo en medio de un ambiente de emoción y nervios las candidaturas que el jurado había seleccionado en las diferentes categorías. Así, Eduardo Carrasco Rubio recibió el Premio a la Acción Individual por liderar una iniciativa vecinal para costear un hostal a una mujer que estaba viviendo en la calle a causa de dificultades sociales y económicas.

Entre las propuestas presentadas para el Premio a la Acción Colectiva resultó ganadora la Asociación Cultural Aquí se Hace Teatro, un grupo de teatro aficionado que dona la recaudación de sus representaciones a diferentes ONG de Salamanca.

En la categoría de Solidaridad Infantil el jurado no lo tuvo fácil, pero acabó decantándose por los alumnos y alumnas del Colegio Concertado Pizarrales por su implicación en un proyecto de inclusión educativa impulsado por la Asociación Ariadna que se desarrolla en las aulas del centro.

En este apartado, los miembros del jurado decidieron conceder una mención especial a Celia Llamazares por cortarse el pelo para donarlo a Mechones Solidarios, una entidad que confecciona pelucas para personas enfermas de cáncer.

La clínica dental Ernesto Berges recibió el Premio a la Acción Empresarial por conceder facilidades en el tratamiento bucodental a personas con escasos recursos y en situación de extrema vulnerabilidad, y un grupo de jóvenes voluntarios de Villamayor se alzó con el Premio Solidaridad con la Juventud, nuevo en esta edición, por dedicar parte de su tiempo libre a colaborar con el ropero municipal, en la campaña navideña de recogida de juguetes o en residencias de ancianos.

Además, se otorgó un Reconocimiento Especial 2018 a la Universidad de Salamanca por los valores solidarios que impregnan su VIII Centenario.

En esta edición, el jurado de los Premios Solidaridad lo han formado Elena Borrego, vicepresidenta provincial de Cruz Roja en Salamanca; Enrique Cabero, vicerrector de Política Académica y Participación Social de la USAL; Daniel Llanos, concejal de Juventud y Obras del Ayuntamiento de Salamanca; Carmen Diego, presidenta de Insolamis; Cuca Gonzalo, gerente del Centro Comercial El Tormes, y Carlos Santos, secretario provincial de Cruz Roja en Salamanca.

Contenido relacionado

21 experiencias de entrega y compromiso optan a los Premios Solidaridad

¿Quieres ser el primero en comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*